The balcony and the carpet (Part 1)

Hola, soy jefamaestra, me recordarán por narrar grandes pasajes de literatura contemporánea  escribir un montón de historias de mi vida de mierda.

“Esta es una historia real. Por petición de los supervivientes, los nombres han sido cambiados. Por respeto a las víctimas, el resto está contado exactamente como ocurrió”

Esto podría ser perfectamente un crossover con Fargo. Por la nieve, sobre todo, no por los cadáveres, que creo que no hubo ninguno (aunque PODRÍA) y sobre todo por la gilipollez absurda, muy a lo Coen.

Discurría mi existencia temporalmente en un lugar remoto (llamémoslo Dakota ¿QUE NO? MADREMÍA, te digo yo a ti que sí del Norte) donde nevaba como su puta madre y hacía un frío de cojones. Yo os prometo que estaba en un plan muy tranquilo (dentro de los parámetros en que esa palabra puede ser integrada en algo relacionado conmigo) PERO CLARO, siempre sucede algo por lo que culpar al devenir de mi vida. Porque yo, lo que es YO, no tengo ABSOLUTAMENTE NADA QUE VER con nada de lo que me pase. Yo no hago na nunca.

Resulta que yo tenía una compañera hetero muy maja, y al decirle yo un día que era bollera (sorpresón monumental) me dijo (nada sorprendida por supuesto) “pues tía te tengo que presentar a mi súper amiga que es bi y es muy divertida, y tal”. Y al día siguiente salimos a tomar algo y me presentó a su súper amiga bi. La tía era maja, efectivamente, pero vamos, éramos completamente distintas de forma de ser y no nos gustábamos nada físicamente, pero nos llevábamos muy guay las tres.

La hetero se agarraba unos pedos muy guapos, y la bi también, pero menos porque se ve que tenía menos pasta para pagar copas. Total, que quedamos un par de días así tranquilamente, salimos por ahí y nada raro ni nada.

El tercer día que quedamos las tres, vamos a una fiesta por la que había habido bastante expectación esa semana y quedamos allí con más gente, pero nosotras todo el rato juntas, y aparte estaban muy pendientes de mí porque yo era “la de fuera” y querían que estuviera cómoda.

Bueno, la fiesta súper guapa, tenías que ir en piel de oso hasta el garito y acompañada de un San Bernardo con un barril de brandy al cuello para no congelarte pero nada, una vez dentro dejabas tu piel de oso en el ropero, el San Bernardo cogía un taxi y luego volvía a recogerte y tú dentro podías ya bailar en tetas normal como si estuvieras en Alicante en pleno agosto.

Así que estamos las tres ahí y en un momento dado de la noche me dice la bisexual que si a mí me gusta la hetero. Yo le digo que no, que a ver, que la chica está muy bien, pero que yo para mí es colega. Ella me vuelve a insistir. Y yo pensando “a ver si no estoy yo entendiendo bien lo que me está diciendo”. Pero que sí que sí, que la estaba entendiendo de puta madre. La tía me dice que es que ella está enamorada de la hetero. Y yo me encogí de hombros en plan… pueees ok, good luck?

Por supuesto, la chica no me estaba pidiendo consejo, lo que estaba era marcando territorio porque yo bailaba muy arrimadita con la hetero, vamos, que nos restregábamos un poco, pero joder, por la fiesta, por el momento, por… QUE NO ME MIRÉIS ASÍ, LO JURO. Era un restriegue inocente de fiesta, yo no tenía ninguna intención más, y…  vaaaale ya sé que excusatio non petita, accusatio manifesta PERO OS JURO QUok *carraspeo*  continúo.

Total, que ella me deja claro que ella quiere ser como un monje del Age of Empires y convertir en bollera a la hetero. Y que YO DEJE DE ENTORPECER SU CONVERSIÓN CON MIS TONTERÍAS DE HACERLA REÍR DICIÉNDOLE A TODO EL BAR QUE EN ESPAÑA ERA ENTRENADORA DE DELFINES.

Su monje contra mi caballito de Juana de Arco entrenadora de delfines no tenía nada que hacer, pero ok.

Así que yo me corté porque vamos, seguro que la parte de bollera loca de la bisexual le hacía agujeros al barril de mi San Bernardo cuando viniera a recogerme, y me quedaba sin brandy para sobrevivir a la nieve.

Pero la que no se cortaba era la hetero. Teníamos cierto grado de confianza y era todo de buen rollo, pero claro, la otra mosca. La hetero todo moco bailando que ni se enteraba. La bisexual me miraba mal, yo le decía con la mirada que “tranquila, que no es zorrear” pero supongo que ella en mi mirada leía “me la voy a follar jajajajajajaja me la voooy a fooo-llaaaaar” y una imagen de Nelson el de los Simpsons señalando descojonado.

Entonces montó su pequeño número de bollera loca de llamar la atención de la otra diciendo que se encontraba mal y tal. La otra en plan “pues pírate a casa” pasando de todo xDDD.

Decido invitarlas a las dos a una copa, pido también 3 chupitos, por sellar la paz un poco, reírnos, dejar de restregarnos un rato el coño por la pierna la hetero y yo… todo eso.

Y mi plan funcionó. La bi ya cogiéndome por el hombro en plan “perdona tía que me he rayao, que es que me mola mucho desde hace mucho tiempo y yo creo que yo a ella también y blablabla, pero me caes de puta madre, eres la hostia balbalbla” y yo “sí sí, tranqui my friend, y tú a mí tía, me encantas tía, qué buen rollo tía”

Obviamente no había sembrado ninguna paz, lo que había sembrado era la fase de exaltación de la amistad del pedo. Magnífico para no tener dramas ni hostias. (Hostias literalmente) Y conservar a mi San Bernardo con vida.

Y volver a ver a mis delfines.

La paz ficticia duró exactamente 10 minutos. El tiempo que transcurrió hasta que un tío se acercó y empezó a molestarnos. Pero mucho, borracho y pesado, le intentamos decir educadamente que nos dejara en paz, pero entonces la fase exaltación de la amistad de la hetero alcanzó su punto álgido, le dijo que éramos novias, me tiró del brazó, me agarró la cara y me empezó a comer la boca. Pero no fue un beso fugaz para simplemente espantarlo, la verdad es que yo ya me recreé un poco porque besaba bien y me había puesto un poco cachonda, el pavo se fue y mientras la otra al lado me decía que “no se lo podía creer y que menuda hija de puta” (algo así, lo que fuera, pero mu mosca) nos separamos y nos miramos sonriéndonos porque en realidad fue una chorrada, pero la otra TODO CABREADA, nos dice que se va con los otros colegas suyos que había allí. La hetero en plan “no entiendo nada” y yo pensando “madremía esta piba está en la puta parra” (o hace muy bien como que lo está)

Pues nada, seguimos la noche ella y yo, luego nos reencontramos con la otra en momento bajón del pedo y nos fuimos.

Claro, para nosotras lo del beso ese había sido una tontuna de la fiesta, pero para la otra ya estábamos casándonos en secreto vestidas de Elvis y Marilyn en la capilla de un motel de la Ruta 66.

El lunes aparentemente estaba todo normal, pero la bisexual se empeñaba en quedar conmigo a solas. Y yo “uy nonono”

Y ella “que sí que hay fiesta de solo chicas y a la hetero eso no le gusta”

Y yo “uy nonono IMPOSIBLE, tengo que peinar a mi San Bernardo”

“Tengo que tupir mis pieles de oso”

“Tengo que rellenar de brandy el barrilito de mi San Bernardo”

“Tengo que tensar las cuerdas de mis raquetas de nieve”

“Tengo que hacer planes de entrenamiento para mis delfines españoles”

Y la hetero: “pero por qué le das largas, no te cae bien??”

Y yo “sísí, me cae genial, pero este finde que viene descanso… y tal”

Y la hetero me miraba con ojos de sospecha. (También muy lerda o que no se quería dar cuenta)

Yo los lunes siempre es el día de la semana que NIEGO arrodillada, con los brazos abiertos, luego golpeándome el pecho y clamando al cielo que JAMÁS volveré a salir. NUNCA-MÁS. Y nunca es NUNCA.

Pero claro, llega el miércoles y todo es hablar las cosas, ¿no? La hetero me animaba a salir con la bisexual, irnos las dos a una fiesta de bolleras, que para eso me la había presentado coño, para conocer chicas. Y ok, por mí bien, pero era en un sitio que estaba a tomar por culo, el coche con el puto hielo de noche es un peligro, mucha distancia, y menos habiendo bebido, y los trenes pasaban de 30 en 30 años.

Pero a la hetero se le ocurrió un gran plan para que yo fuera a esa fiesta, porque era en una ciudad “cercana” a donde ella vivía.

Pero eso, lo descubriremos en la siguiente entrega de… The Balcony And The Carpet.

 

Aunque ya os adelanto que, si algo nos enseñó Fargo, es que las peores ideas siempre surgen cuando hace mucho frío.

Selectividad, internados, motos y gallinas colorás

Siempre os lo he dicho: lo único que falta para que mi vida sea un capítulo de Al salir de clase es un embarazo no deseado.

Y a juzgar por cómo me estoy comportando este último año, puede que no quede demasiado para que eso ocurra.

Mi último año en el colegio fue muy demencial porque sabéis qué pasa, que yo soy de una ciudad pequeña y allí las bolleras cuando descubrimos Madrid nos volvemos mu locas. O sea, en plan, me dices que PUEDO estar en un bar comiéndome la boca con otra tía como un león a un ñu y NO ME QUEMAN EN LA PLAZA NI ME EXORCIZAN? AMAZING. Y ya pues toooodo el locurón de querer ir todo el rato a morrearte con tías por Chueca.

Bueno claro, eran otros tiempos. Ojalá yo siendo bollera mileanial. Sad.

El caso es que a ver, yo en mi ciudad pequeña nunca me he escondido. No he ido en plan bollereando con un cartel, pero siempre he tratado el tema con naturalidad. Lo típico de “no se habla pero se da por hecho, se sabe”

Estaba liada con una de mi equipo con 15-16 y nadie dice nada porque claro ya en aquella época como pa decirme a mí algo, ya daba toda la pereza y eso que ahí no estaba ni una milésima parte de lo quemada y de mala hostia que estoy ahora, claro.

Dejaré para otra ocasión mi “salida del armario” y mis primeras incursiones siendo la puta única bollera visible de mi ciudad pequeña en los 90.

La cosa es que en una de estas que hice amigos maricones, un amigo maricón me presentó a una bollera de esas ocultas OCULTÍSIMAS hasta que me conoció claro, que era súper cuqui y súper follable y yo dije JODER QUÉ SUERTE y nada venga a liarme con ella y a pasearla por toda la ciudad pequeña en mi moto para QUE NO QUEDARA NINGUNA DUDA y bueno más que por la moto puede ser porque me morreaba con ella en un banco delante de mi casa y mis vecinos que eran un poco Cármenes Lomanas de la vida se ponían bastante histéricos viéndome. También quizás porque lo hacíamos pedo a las 9 de la mañana volviendo de fiesta, aunque bueno que también a saber cada uno por qué sospechaba nada sobre mi HIPOTÉTICA homosexualidad.

Pues nada yo con ella genial, pero CLARO yo no solo ya había descubierto EL CHAT DE CHUECA, es que había descubierto CHUECA EN SÍ. Y yo cada dos o tres fines de semana me inventaba que tenía concentraciones de fútbol en pueblos random y me piraba. En los recreos del colegio cogía mi motito y me iba a sacar billetes de tren a la estación y mis amigas me decían que estaba FATAL de la puta cabeza, y razón no les faltaba a las pobres desde luego.

Pero míralas con 30 y con sus novios de aquella época, pero qué triste y qué poca vida. Un saludo si me leen.

Entonces llegamos a la parte en que es Selectividad pero yo tenía planes para el Orgullo en Madrid y ya tenía rollo y casa en Madrid, y mira, junio era un mes que me venía muy mal para hacer Selectividad. Vamos, FATAL, interrumpía todos mis planes, no me parecía para nada adecuado. Un mes malísimo porque mi agenda social estaba APRETADÍSIMA.

Así que cogí y dije que yo de Selectividad me iba a examinar en septiembre. Todo el mundo HISTÉRICO y yo pero qué pasa si voy a sacar un 9 igual, pero EN SEPTIEMBRE, QUÉ PROBLEMA TENÉIS.

Me examinaré cuando YO lo considere adecuado, ahora tengo planes guays.

Mi madre me dijo “ni de coña te examinas en septiembre”

Y yo le dije ¿QUE NO? MADRE MÍA, te digo yo a ti que sí.

Y cogí un tren y me piré a Madrid.

Me quedé en casa de esta chica y mientras tanto la otra, mi rollo de la ciudad pequeña me decía que dónde coño estaba,  y yo le dije que nada que estaba liá con Selectividad, mientras estaba en la cama de mi amiiiiiiga de Madrid.

Al final volví porque mi madre iba a venir a por mí a Madrid y a llevarme de una hostia a mi puta casa. Pero perdí el examen de Selectividad claro, y la gente (mis profesores, amigas, mis padres…) HISTÉRICA y yo pero por dios, qué problema hay con septiembre chico, si hay un montón de canciones bonitas sobre ese mes, que a mí me parece súper bien para hacer exámenes. Si yo examinarme me quiero examinar, pero ponedlo en un momento que me venga bien a mí.

Cuando llegué a mi casa mis padres tenían ganas de darme un guantazo por subnormal, pero en lugar de eso me metieron en un internado para preparar Selectividad todo el verano, ya que yo había decidido hacerlo en septiembre, por lista.

Cuando llegué, la chica esta quería darme de hostias por haberle mentido porque OBVIAMENTE en la puta ciudad enana nos conocíamos todos y se enteró de que no me había presentado.

Menuda bienvenida.

Se estaban rifando bofetones y yo llevaba todo el taco de papeletas.

La piba esta me mandó mensajes AMENAZÁNDOME, diciendo que como me viera “me iba a matar, que eres más puta que las gallinas colorás”  pero HISTÉRICA y loquísima. Mazo miedo, os lo digo.

A mí lo de las gallinas colorás me hizo muchísima gracia la verdad, porque me imaginaba ahí gallinas rojas haciendo cosas raras y frotándose entre ellas. Yo me reía mientras me amenazaban de muerte pensando en gallinas gilipollas.

Luego lo del internado fue una cosa que mira, salió fatal, porque llegamos a un acuerdo: yo iba a clase todo el día, de 8 a 19, pero no me quedaba allí a dormir. Era LA ÚNICA de todo el colegio de bolleras ese que tenía ese privilegio. YA ESTAMOS LLAMANDO LA ATENCIÓN, PARA VARIAR. Y claro, había un sector que me veneraba en plan ÍDOLO, pero había bolleras malas a las que les daba asco verme llegar en mi moto por la mañana y fumarme un cigarro macarramente encima de ella mientras salían las monjas esas a gritarme por fumar en el recinto y yo decir “pero a ver, calma, no hace falta gritar” así todas las mañanas.

En realidad funcionó bien durante aproximadamente 4 días, porque mis padres estaban de vacaciones en otro sitio, entonces yo tenía MI CASA SOLA, y cuando salía a las 19 estaba por ahí haciendo el anormal con mis amigos hasta las 7 de la mañana que me duchaba para entrar a clase a las 8. Eso duró aproximadamente otros 4 días que empecé a no ir, y a dormirme en el césped cuando iba, así que mis padres me sacaron del colegio por no pasar puta vergüenza por tener una hija gilipollas.

Al final estuve estudiando las dos últimas semanas de agosto, yo no sé todo el mundo preocupadísimo con ese tema y no puede ser más gilipollez colega. Yo flipo. Soy la única persona del mundo que es capaz de abstraerse y ver solo los problemas REALES y no ponerse atacá por IDIOTECES? En fin.

Esas últimas semanas la chica de Madrid me hizo una de liarse con otra, mentirme, intentar manipularme emocionalmente y todas esas cosas que parece que las chicas que conozco tienen afición de hacer conmigo, y yo tenía un cabreo que flipas. Porque joder, jamás le he pedido NADA a nadie y todo el mundo se empeña en tratarme como si fuera subnormal.

Así que, no se me olvidará jamás, tenía selectividad el primer día un martes, y el sábado, que seguía sola en mi casa, me cogí la moto y me bajé a tomar algo para despejarme porque claro, mi amor de mi vida estaba humillándome de mala manera, la gente del internado ese me escribían cartas por correo postal como las fans locas de los asesinos psicópatas en la cárcel, tenía ya un ex rollo loca perdida queriendo darme una paliza, mi familia pensaba que estaba pirada cuando simplemente estaba siendo pragmática y bueno bueno UN ESTRÉS que yo no entendía nada, cuando estaba todo bajo control.

Esa noche tuve un accidente con la moto.

Me metí un hostión de flipar, que fui volando por los aires, planeando como Batman, pero sin capa.

No me pasó “nada” de puto milagro. 4 brechas en la cabeza y la pierna un poco jodida, y la espalda quemada y MI ROPITA CUQUI JODIDA, y tal pero nada más.

Bueno fue todo un cisco porque claro yo llegué el domingo a mi casa a las 12 de la mañana y mi padre diciéndome que ya no era puto normal esto, me va a gritar y me ve la camiseta rota manchada de sangre, todo magullada, con puntos en la cabeza y fue como PERO WTF.

Y yo bueno mira me voy a acostar. Ha pasado algo? No. Podría? Podría. Ha pasado? No. PUES YASTA, dejad de estar histéricos POR TODO.

Mis padres y mis hermanas acojonados, el domingo que pasé no se lo deseo a nadie, no me podía ni enderezar de la hostia que tenía en la espalda, con traumatismo craneoencefálico, en observación en casa, y yo llamando a mi puto rollo de Madrid como si ella me fuera a dar la extrema unción dándome besitos en la frente con la boca llena de los flujos vaginales de otra.

Ella me dice que viene a verme, pero POR SUPUESTO QUE ERA MENTIRA, porque era una puta bollera golden como las que luego he seguido conociendo. Tengo un imán para bolleras golden que alucináis.

Y yo “mira, déjalo, que tengo selectividad el martes y no puedo morir ahora, morirme ahora me viene mal porque tengo el examen”

El lunes me lo pasé en la cama jodidísima andando como el Pozí por mi casa, con muletas, collarín y 300 tiritas en los brazos.

Mi madre me miraba en plan “la madre que la puto parió a la puta gilipollas, y sigue viva la muy zorra”

Fui a selectividad el martes, escribiendo con el collarín que no podía bajar el cuello, haciendo el examen subiendo el folio a la altura de los ojos, viendo la pregunta y luego escribiendo sin mirar como si fuera una médium transcribiendo a los espíritus.

La gente diciéndome “pero qué coño has liado ahora, zorra loca”

Y yo na, si tampoco es pa tanto.

Hice todos los exámenes esos días, menos el último que la verdad estaba hasta la polla y tocaba dibujo técnico y dije mira, ahora NO ESTOY YO como para estar cogiendo la escuadrita y su puta madre, me viene regu, así que lo dejé en blanco y me piré de aquel aula andando con mis muletas con una dignidad que ni os imagináis.

Saqué 8 y 9 en todos los exámenes, así que me la sudó mucho esa asignatura.

Y ya cuando acabó y salieron las notas yo con mis muletas, mi collarín, mis tiritas y mis puntos en la cabeza:

¿¿¿Veis??? Que no pasaba nada.

Y todos: “hija de la gran puta”

Al final me recuperé sin más problema, ahora tengo una vida próspera y sigo siendo anormal, pero NO PASA NADA MÁS. QUE NO HAY QUE HACER TRAGEDIAS POR NADA, QUE YA LA VIDA ES MUY PUTA Y DA PALOS SOLA COMO PARA ESTAR PREOCUPÁNDONOS POR CHORRADAS.

Sé que siempre he sido así, que no tengo remedio. Ni lo quiero tener.

 

El asesinato del gazpacho, el efecto dominó zorril y Lamento Boliviano

PUES CLARO QUE IBA A VOLVER, DESGRACIÁS.

 

Que sí, que he pasado mi época de perrita abandonada dramática, vale. No me escondo. Pero ya está, se acabó. No quiero ni eliminar las putas mierdas que he escrito en ese estado porque también forman parte de mí (puede sonar a frase hecha de mierda pero me la suda, porque es cierto). No me hace ni puta gracia leerme de ese modo, pero qué le vamos a hacer. (lo mismo será una idiotez decir esto, pero mil gracias a todos los que en algún momento habéis tenido unas palabras de apoyo sin ni conocernos, se agradece en serio)

Pero bueno, BASTA de mariconadas, vamos a poner Sínkope, abrir una cervecita, y al lío, ¿no?

Hoy os traigo una entrega interesante que os hará reflexionar sobre las relaciones que tenéis con vuestras mejores amigas. Y sobre el gazpacho. Y sobre el vino. Y sobre las chachas que encuentran cadáveres. Y sobre las canciones de electrolatino.

¿Cómo pueden converger el gazpacho con las chachas, el dominó y Lamento Boliviano, maldita loca de los cojones? Pues no os preocupéis que yo os lo explico.

Todo comienza por donde comienzan siempre todos los problemas del mundo: un grupo de bolleras.

En ese grupo de bolleras hay un sector que me odia (creo que esta parte a la gente de Twitter no hace falta que os la explique)

Pero bueno, resumo para la gente que no es bollera ni de Twitter: yo no soy la típica bollera. Y que me disculpen las típicas bolleras, pero es que son entornos en los que yo no encajo ni tengo el más mínimo interés en encajar.

El caso es que una de las chicas de ese grupo era como la más normalilla, (no tan bollera-mala-ansia), y era súper querida, amada y adorada por todo el grupo, y ella se acerca a mí, porque ella decía que no entendía por qué tanto odio que yo le parecía muy maja.

Quedamos ella y yo solas un día y nos liamos, y muy bien.

Como ella no vivía en Madrid en ese momento pues no se lo dijimos a nadie de ese grupo de víboras de mierda, y seguimos hablando nosotras a nuestro rollo.  Yo fui a verla a su ciudad un finde después y nos pegamos una ruta de vinos y de cañas guapísima. Teníamos un rollo parecido y todo muy bien.

Un par de semanas después vino ella y quedamos todas a cenar y claro, nos vieron a las dos en actitud cariñosa. Siendo “actitud cariñosa” un eufemismo de que su lengua me atravesaba la nuca.

Entonces hubo muchísima histeria entre las bolleras del grupo este porque una gorda amargada con gafas que era la más mala de todas y que suponemos que estaba detrás de la chica, se puso todo imbécil conmigo, pero a niveles muy jodidos.

Llegados a este punto os tengo que hablar de dos bolleras de ese grupo, que llamaremos “Bollera A” y “Bollera B”.

Bollera A era la gorda, ¿vale? La gorda con gafas que además acogía en su casa a mi “rollo” cuando venía y que me odiaba a mí muerte por liarme con ella.

Bollera B era una tía que era majísima que era coleguita de mi rollo y mía, pero era más como la “mejor amiga” de mi rollo, yo me llevaba genial con ella en plan colegas.

La noche de la cena acabamos todas en casa de Bollera A, jaja jiji tal cual. Como mi rollo se quedaba en su casa cuando venía a Madrid, pues yo daba por hecho que yo me quedaba en su cama sin problema, claro, y me tome mis copas dando por sentado que no tenía que coger el coche después.

Bueno pues la Bollera A me quería echar en plan “es que yo no quiero que tú duermas aquí” y mi rollo “PERO QUÉ DICES” y Bollera B “pero tía” y mucha tensión.

Y les dije… “mira, no te preocupes, cojo un taxi y mañana vengo por el coche, me la suda, y a mi rollo “te vienes?”

Y ella “no, no, nos quedamos aquí, es que esto no es normal” y habló con la gorda y nos quedamos a dormir.

La gorda nos escuchó follar como cerdas en la pared de al lado y bien le tuvo que joder, porque al día siguiente me dio un susto de cojones.

Al día siguiente era sábado y mi rollo tenía que ir súper temprano a un sitio a entregar algo del curro que había buscado y me dijo “quédate durmiendo, que vuelvo en una hora o así”

Cuando se fue, la gorda entró en la oscuridad, y se sentó en el filo de la cama. Su incursión fue muy ninja y muy Splinter Cell deslizándose entre las sombras hasta el momento en que apoyó su enorme culo en el filo de la cama y casi me catapulta en pelotas a la pared de enfrente.

Mientras su magnánimo culo se hundía en todo el colchón, empezó a decirme que le parecía fatal, que por qué yo estaba durmiendo allí si la otra se había ido, que si yo la estaba poniendo a prueba, que estaba jugando sucio y restregándole lo de la chica, que si yo no veía obvio que ella no podía ni verme, que si me estaba riendo de ella en su puta cara….

Yo cogí aire para explicarle que la chica volvía en un rato y que se iba a venir conmigo a pasar el día y tal, pero chico, qué pereza de piba, y pasé.

Opté por mantener los ojos cerrados y mientras la gorda hablaba, yo solo pensaba en si mi piercing del pezón sería suficiente como para acabar con ella si me levantaba de manera impetuosa y se lo clavaba en la sien.

Pero nada, le dije que “ok”, me levanté en pelotas, y me empecé a vestir mientras ella seguía ahí mirándome sentada en la cama con cara de asco.

Me voy.

Por supuesto no le digo nada a mi rollo de lo que ha pasado para no generar conflicto entre ellas porque eran MUY BUENAS AMIGAS.

Unos días después volvemos a quedar todas y voy yo con un par de chicas delante andando por la calle y “Bollera B” y mi rollo detrás, y Bollera B va haciendo comentarios sobre mi culo.

Pero claro, nos reímos porque éramos muy colegas. Era colegueo solo, claro.

Jaja.

Ok.

Y mi rollo “¿¿¿a ti Bollera B no te gusta no???” y yo “uuuh nonono”.

Bueno Bollera A se dedicó a decirle a TODAS que yo, en el rato que mi rollo se había ido de casa, había intentado follármela. Alucinante. Ahí, siendo fiel a la tradicional afición bolleril la de inventarse mierdas para generar movidas absurdas.

Y claro, hubo quien se lo creyó porque les venía genial para sustentar su injustificada rabia hacia mí, pero la mayoría ni de coña, así que esa conversación era la conversación de la noche entre los diversos “subgrupos” del grupo.

En un momento dado, Bollera A monta el número del siglo, dice que se encuentra muy mal, que está MALÍSIMA, que se va a casa, blablablabla, todo histérica diciendo que se mareaba que no podía andar. Para Óscar, la colega. Y mi rollo dice que joder, que se va a ir con ella, que además estaba cansada y que tenía que hacer cosas al día siguiente, y tal. Y que bueno, que me quede yo de fiesta con Bollera B, que nos lo estamos pasando bien coño. Que no pasa nada.

Y yo pues mira, yo me voy a quedar.

Y Bollera B, CLARO TÍA NOS QUEDAMOS FIESTA TÚ Y YO MANO A MANO JAJAJAJA.

Nos lo pasamos de puta madre, pero a las 2 horas yo me estaba comiendo la boca con Bollera B como un guepardo mastica un ñu en medio de la Sabana. Ni idea de por qué.

Pero cuando salimos del garito yo fue como…a ver, A VER. Y le dije que coño, que yo estaba conociendo a esta tía de otro rollo y que no quería estar comiendo coños en plan como si fuera eso un wok buffet 10€ todo de un centro comercial de pueblo.

Yo en plan “es tu mejor amiga, es mi rollo, estamos pedo, yastá” y ella “vale vale” y empujándome y metiéndome la mano en las bragas. Y yo PERO QUE NO, COJONES.

Al final ella se fue a su casa y yo a la mía pero en plan buen rollo.

Unos días después, mi rollo ya estaba buscando piso y se quedaba en mi casa en lugar de quedarse con Bollera A, y todo bien, pero ese finde se fue a su ciudad.

Yo quedé con Bollera B en plan colegueo como siempre, en plan hombres machotes que sus mujeres están en un curso de punto de cruz y mientras ellos aprovechan para beber cerveza y hablar de fútbol. Lo de esa noche estaba ya olvidado. Ah, bueno, se me había olvidado mencionar que Bollera B era canaria y tenía novia de nosecuantos años que vivía en Canarias. Pero vamos, que eso a mí no me sorprendió ya nada de nada.

 

Quedamos y nos fuimos de cañas. La tía tenía más aguante que yo, que ya es decir. Y venga cañas tal y cual. Después de miles de cañas sin parar nos sentamos en una terracita y nos pedimos una botella de vino, hablando animadamente una enfrente de la otra.

Pedimos otra botella de vino, porque la conversación estaba muy interesante.

Hablábamos entre risas.

Empezamos a descojonarnos.

 

Pedimos otra botella de vino.

Debatíamos entre balbuceos animados.

Se me sentó al lado.

Empezamos a liarnos mazo.

Quiero pagar y me dicen que no puedo pagar con tarjeta, que tengo que ir al cajero.

Y yo ok, pues voy al cajero.

Lo siguiente que recuerdo es estar sin camiseta tirada en el suelo del salón de mi casa en medio de un charco de gazpacho y mi chacha gritándome y moviéndome.

Sonaba Lamento Boliviano en bucle en el ordenador. Con el repeat así en bucle tol rato.

Mi móvil estaba en el suelo sin batería.

No sabemos lo que ocurrió en ese intervalo de tiempo. Agujeros de gusano Ribera del Duero.

Cuando encendí el móvil estaba todo el mundo histérico buscándome, porque me quedé sin batería a las once de la noche al ratillo de ir al cajero, Bollera B atacá, mi rollo atacá, y yo “PERO A VER QUE TAMPOCO ES PA TANTO”

La chacha te encuentra sobre un charco de gazpacho *fundido en negro*

Mi rollo en plan mosqueada pensando que me había estado follando a Bollera B. Y yo contestándole ofendidísima en plan “que yo no soy así”. Porque no lo soy, habían sido dos días de fiesta con 4 besos tontos que no daban para más. Además que en ese momento no éramos “pareja”, nos estábamos conociendo.

El caso es que me había dejado el bolso en el bar con las llaves del coche, y la cartera y solo llevaba encima la tarjeta de crédito y las llaves de casa. Maravilloso. Y lo tenía Bollera B, así que quedamos para que me lo diera.

Ella súper cariñosa conmigo y me empieza a decir que tenemos que decirle a mi rollo lo que “pasa entre nosotras” y yo eh eh eh nonono, o sea, NO, porque no está pasando nada, han sido dos días de fiesta y yastá, no va a pasar nada más, además tú tienes novia.

Y ella “no pero no estamos bien lo vamos a dejar blablabla” y yo uuffff qué pereza.

Bueno, se quedó ahí la cosa, un poco de tensión y ya no quedábamos tanto ni teníamos el rollazo guay de antes, pero bien. Ella seguía siendo SÚPER AMIGA de mi rollo, amiguísima de la muerte.  Las amigas de mi rollo, como para fiarte, sabes.

Entonces, cuando ya medio se estabilizan las cosas entre las 3, sucede lo que tenía que suceder: que viene su novia de Canarias a verla.

Mi rollo: “Qué guay tía podemos salir las 4”

Y yo sonriendo pensando madremía, SÚPER GUAY.

Pues salimos y conozco a la novia de Bollera B. MADRE MÍA LA NOVIA DE BOLLERA B.

Madre-mía. Una chica súper mona y encantadora.

Pues nada, majísima.

Esa noche fue tranquilita, y nos lo pasamos de puta madre, nos dimos los teléfonos por si quería dar una vuelta y que le enseñara Madrid mientras curraba la novia, y me llamó al día siguiente.

Nos pasamos la tarde en un hostal de Chueca y de verdad que es que me ponía tan cerda que no tuve pero ni un poquito de remordimiento por nada.

Lo de Bollera B era una chorrada, esto fue un acto con cerdismo y alevosía.

Luego vienen las consecuencias de ser una jodida zorra, lo comúnmente conocido como “mal karma”

Quedamos por la noche a cenar las 4 otra vez.

Obviamente no dijimos nada pero era un canteazo pero CANTEAZO.

“¿Qué tal la tarde qué habéis visto?”

Yo: el templo de Debod

Ella: pues… el teatro este…

Nos miraban Bollera B y mi rollo con los ojos entrecerrados en plan “qué cojones habéis hecho”.

Entonces yo caí en la cuenta de que si Bollera B se enteraba de lo que había hecho con su novia se iba a mosquear un pelín y le iba a soltar toda la mierda a mi rollo, así que me esforcé en ser muy muy maja con ella.

Tan maja que ella se lo tomó como que yo quería retomar nuestro tonteo extraño, y dejó a la novia durante esa semana que estaba en Madrid, la novia le soltó lo mío, ella se cabreó y le soltó a mi rollo lo de las dos. Y mi rollo fue a llorarle a Bollera A que tuvo su gran y estelar momento de “te lo advertí” y acariciarle la cabecita apoyada en sus GIGANTES tetas.  *** aplausos ***

Esto en Física y Química se llama “reacciones en cadena”, lo que viendo siendo un efecto dominó zorril de la hostia.

Mi rollo se cabreó mazo con Bollera B, Bollera B se quedó sin novia, la novia de Bollera B fue la mejor parada porque se la sudaba todo, se volvió y nos dejó aquí matándonos entre nosotras.

Yo acabé sola bebiendo gazpacho sin camiseta mientras sonaba “Lamento Boliviano”, pensando “Qué movida”

Pero vamos, que tampoco fue pa tanto.

 

Los viajes de Gulliver, la amiga-madre y el mariconeo.

Os voy a hacer un regalo de Reyes: ESCRIBIR otro pasaje de mi jodidamente desgraciada historia.

Como ya no soy una afamada tuitera no puedo hacer encuestas de “¿¿¿QUÉ ENTRADA QUERÉIS QUE ESCRIBA???” y daros la oportunidad de elegir qué mierda queréis leer pero total, qué más da, si nunca les  hacía ni puto caso, conforme ponía la encuesta venía inmediatamente aquí a escribir lo que me salía del coño.  Y es una auténtica pena no poder tener en cuenta vuestras siempre sabias, considerables y respetables opiniones 🙂

Ya paro de tachar, que es muy de blogger de 2007.

Tenía yo una “amiga” (no amiiiiiga*, no, amiga y ya) (que dejó de serlo en parte gracias a esta historia y la verdad que mejor, todo sea dicho) que era un poco interesadilla (OH, VAYA, no puede ser. ¿Gente interesada acercándose a mí? EN LA VIDA. Ok)

*referencia que poca gente entenderá, pero es muy graciosa.

Ella era de Madrid, pero ese año se fue a vivir fuera de España, y bueno, un día me dice que va a venir unos días con su familia, que “tiene MUCHÍSIMAS ganas de verme, PERO que por qué no nos vamos a pasar un finde a otraciudadespañola” (porque ella estudió allí y quería quedar con sus amigos de allí, y lo más importante: arreglar las cosas con su ex que era de allí)

Y yo, ah, pues genial.

Entonces viene lo de siempre. Sus célebres frases: “AY TÍA PUES GUAY, VAMOS EN TU COCHE” y “AH, Y TÍA YO NO TENGO PERO NI UN PAVO PARA ESTAR ALLÍ, PERO NADA, CERO”

Esta tía estaba acostumbrada a hacer conmigo la de “uy, se me ha olvidado la cartera en casa” “tía, me dejas 50 pavos TE JURO QUE EL MES QUE VIENE TE LOS DOY” (por supuesto el mes siguiente lo único que yo percibía era el sonido de 50 grillos cantando) e incluso de pagarle facturas del móvil, y mil movidas. De pedirle pasta hasta a mi novia conociéndola de un par de meses. En fin. (CLARO PORQUE COMO SOY RICA, EH) (NO, NO SOY RICA, SOY GILIPOLLAS QUE ES DISTINTO, PERO BUENO)

Ah, pues entonces ya no tan genial. Quiero decir, no pasa nada, pero sí pasa. Porque ya ves las cosas por dónde van, fueron muchos años así y estaba hasta los cojones, por no decir que evidentemente esta persona por mí no hizo nada nunca, pero ni a nivel “material”, de no invitarme en años a NI UNA CAÑA, ni un café, ni nada, pero tampoco es que estuviera a mi lado en plan amistad máxima. Era colega, nada más que salir de copas vaya. Un puto imán tengo.

A ver si lo he entendido: montas tú TU plan, yo te lo pago, yo te llevo, ¿algo más? ¿le como la polla a tu exnovio por ti? ¿O ya eso sí lo haces tú? Es que flipo.

Total, que le digo que bueno, que a mí ir en mi coche me la suda, no hay problema y a mí me apetecía ir de finde allí, pero que no voy a pagarle el viaje ni el hotel ni pollas.

Se cabrea. Encima.

(Alucinante xD)

Al día siguiente me viene con las orejas gachas y me dice que ha conseguido algo de pasta que le han dejado y que bueno, que no hace falta hotel, que nos podemos quedar en casa de unos amigos sin problema, y tal. Que ella se paga sus cosas, que lo único mi coche.

Y yo bueno, ok, pues vámonos el finde.

Viernes. 14:00h.

Llegamos a casa de sus amigos maricas, porque ella era súper mariliendres. Vivían 3 en un piso enorme, y otra chica que era otra mariliendres de la vida, y muy majos. Nos habían dejado una de las habitaciones para nosotras, todo cuquis, todo muy bien.

Esa noche, ella había quedado con su ex para cenar y hablar, y tal. Pero claro, yo estaba allí, y ella insistía en que íbamos a cenar los tres, que así yo quitaba la “tensión” del reencuentro, y yo pensando “tensión tendrán las cuerdas del violín que voy a tocaros, zorra” Pero bueno.

Total, que antes de la cena quedamos con otro amigo suyo maricón que me cayó muy bien, y yo a él, de esto de muy buen rollo y flechazo marica-bollera desde el principio.

Estuvimos ahí de rutilla de bares, súper bien, y llega un momento en el que estamos sentados en una terraza los 3.

Yo estaba sentada mirando al inicio de la calle y veo bajar a una piba. Mi radar bollo se puso a pitar como una sirena de buque amarrando a puerto.

Conforme la chica se iba acercando  hacia donde estábamos me miraba con una cara que parecía indicar que yo también había hecho saltar su radar bollo y que le estaba pitando como la alarma de emergencia de un parque de bomberos un día de verano con un incendio forestal de miles de hectáreas.

Nos miramos como dos bolleras alfa se miran cuando una de ellas ha invadido su territorio y no sabes quién es ni de dónde ha salido.

Menuda mirada de mala hostia nos dedicamos, madre mía. Nos faltó gruñir.

Total, que esta es que venía directa a hablar con el marica, que se ve que  le había dicho que estábamos allí y tal, entonces le saluda, empieza a decirle que ha quedado con nosequién y tal y cual, y sus movidas, yo sigo hablando con mi amiga mientras, sin dejarnos de mirar la bollera y yo por el rabillo del ojo en plan “te voy a dejar vivir esta vez, pero te observo, zorra”

La bollera se va.

Nos quedamos los 3 de nuevo, pero al poco rato ya nos vamos a ir nosotras al restaurante donde teníamos mesa para que mi amiga quedara con su ex y yo sujetara un candelabro de 183 velas con una mano, y con la otra tocara un violonchelo.

Entonces yo le digo al marica que me adopte esa noche, que no quiero estar con ellos yo sola, que es mu rara la situación, y el marica encantado, se lo decimos a mi amiga y empieza ella: “pero a ver qué vas a hacer eh, que tía, vuelve pronto a casa porque claro, tienes que llamar para que te abramos, y nos vas a despertar a todos, y no es plan, quedamos a una hora y volvemos juntas, y además tía qué…” y yo A VER, CÁLMATE UN POQUITO, COJONES.

Y ella al maricón “CUÍDAMELA EH, CUÍDAMELA” (claro, porque si yo moría ella iba a tener que gastarse dinero en un tren)

El maricón que tenía como 4 o 5 años menos que yo encima, INSULTANTE PARA UNA LEYENDA VIVA DE LA NOCHE BOLLO ESPAÑOLA COMO YO.

Bueno, pues yo ya una vez libre del yugo del heteropatriarcado más dulzón y cargante me voy a hacer lo que más me gusta: mariconear.

Yo pensaba que íbamos con maricones pero AH, NO. ¿Con quién quedamos? CON LA BOLLERA DE LAS MIRADAS CHUNGAS DE ANTES.

Nos miramos unos segundos con los ojos entrecerrados, el sistema cyborg lésbico integrado en nuestra retina de bolleras pasó el escáner, y na, muy buen rollito en seguida, era muy maja y no era la típica bollera que me da grima.

Es más, era MUY mi tipo, pero yo no estaba para nada en ese rollo de querer ligar ni nada, ni me lo planteaba, estaba muy tranquila en ese sentido. Soy bastante pasota para esas cosas siempre realmente.

Estuvimos de tapeo y nos fuimos a tomar una copa.

Sábado, 1:30h.

Me llama mi amiga: “¿Por qué no me contestas los mensajes de WhatsApp, dónde estás? Venga, vámonos a casa” Y yo: pero que te vayas tú, que yo me voy a quedar. “¿Pero con quién estas?”

Le paso al maricón y el maricón: “déjala tranquila coño, que es temprano, que nos lo estamos pasando bien” Y le colgó.

150.000 llamadas perdidas y me quedo corta. Pero petándome el móvil a llamadas y guasaps y de todo.

Yo ya lo guardé en el bolso y seguí con estos. Nos lo pasamos súper bien, había como con mucha conexión, como si fueran colegas de toda la vida, muy cómodo, muchas risas, genial.

Cuando chaparon todo nos fuimos a un after, y fue ya el remate final.

Sábado ¿8:30-9?h.

Estos ya morían de sueño, y decidimos retirarnos, pero claro, yo llevaba un pedo considerable, y no tenía ningún sentido de la orientación para ir a casa de esa gente. Más que sentido de la orientación es que no recordaba ni la dirección, la voy a mirar en el teléfono que la tenía apuntada y no tenía batería. La zorra de mi colega me lo habría fundido a llamadas. Total, que vuelvo a entrar al after y pido un cargador y le cuento al camarero la historia un poco. El pavo se descojona, me invita a una copa, se pone él una y como ya iban a chapar me dice que tienen uno en casa y yo “MENUDO TRUCO MÁS VIEJO Y VIL”

Estaba allí su grupo de amigos y con otras dos chicas nos fuimos a casa del camarero.

Bueno, yo puse el móvil a cargar y continuamos la fiesta en una casa que estaba bastante guay, con su diminuta piscinita y todo.

Sábado 13:00h.

Yo me acuerdo de que había ido a esa casa solamente para cargar el móvil UN POQUITO. Lo justo para ver la dirección, o llamar y volver a casa.

Cuando miré la pantalla de mi móvil comprendí que el infinito existe como algo material. El infinito era justo lo que tenía delante: las llamadas de mi amiga.

Entonces la llamo.

“¡¡¡¡¡¡¡DÓNDE COJONES ESTÁS QUE ESTOY PREOCUPADÍSIMA!!!!!”

“¡¡¡¡HE LLAMADO AL MARICÓN Y DICE QUE TE DEJÓ A LAS 8:30 Y QUE TE VENÍAS PARA CASA!!!!”

Y yo: a ver, pero tranquilízate.

Y ella: PERO ERES GILIPOLLAS QUE DÓNDE COÑO ESTÁS Y CON QUIÉN.

Y yo: pues mira, no sé responderte a ninguna de esas dos cuestiones.

Ella todo agobiada, histérica, y yo: “tranquila, envíame la ubicación y voy”

Y ella: “ya está”

Y yo: “bueno, mejor escribe la dirección porque no puedo interpretar los mapas ahora, mejor cojo un taxi y le doy la dirección”

Y ella: ¿¿¿Pero y esa música y todo ese ruido de fond*cuelgo*

Sábado, 14:00h.

Yo me acuerdo de que mi amiga hace un rato me ha enviado la ubicación y me ha puesto la calle 30 veces para que vaya a casa.

Vuelvo a mirar el móvil que seguía enchufado en un baño y tenía otras 30 llamadas.

La llamo: “pero tía, ¿qué pasa?”

Y ella: PERO CÓMO QUE QUÉ PASA, QUE DÓNDE ESTÁS, CON QUIÉN ESTÁS, QUE VENGAS. Mira, salgo para el centro y vamos a comer. Ve saliendo YA hacia XXXXXXX.

Y yo: vale

Y ella: EN MEDIA HORA ALLÍ, EH.

Y yo: sísí, ya salgo. Saliendo estoy.

Sábado, 15:00h.

Yo me acuerdo de que mi amiga me ha dicho que vaya a ese sitio porque vamos a ir a comer.

Total, que ahí ya lo que hice fue salir echando leches.

Me despido de esa gente y me piro.

Yo normalmente, a pesar de ser rubia, tengo un sentido de la orientación bastante aceptable, el problema llega cuando llevas 24h despierta y habiéndote bebido hasta el agua de los floreros. Y de las piscinas pequeñas de casas de gente random.

Di la vuelta yo creo a las mismas calles 7 veces, ya al menos tenía batería y a mi amiga la podía llamar para contarle que iba andando hacia allá. (En círculos, pero andando)

Cuando llegué al sitio quise coger un taxi para ir a ese mismo sitio, pero como ya estaba allí, mi amiga me gritó todo histérica desde la otra acera (menos mal, porque el taxista pensaba que le estaba vacilando)

Yo me sentí victoriosa, entrando triunfante a esa plaza como Genghis Khan tras conquistar un nuevo territorio. Quizás me identifiqué mucho con él no tanto por lo conquistadora, sino por lo mongola. Ok.

El broncón monumental que me cayó, QUE NI MIS NOVIAS NI MI MADRE. Ella histérica y yo: “a ver bonita, tranquilízate, que no pasa nada, qué más te da a ti cojones lo que yo haga o deje de hacer… mira el lado bueno, mejor, no he molestado a nadie en esa casa y tú has dormido tranquila”

Y ella “PERO SI ESTOY ATACÁ TODA LA NOCHE SIN SABER DÓNDE ESTÁS, y tú…¿pero no has dormido?” y yo “dormir es de maricones y vagos”

Y ella “jo, es que estaba preocupada, porque no sé, irte sola y blablabla”

Y yo joder, parece mentira que no me conozcas colega. Si esto ha sido light.

Yisascraist, qué complejo de madre, la colega.

Total, que nos fuimos a comer, y después fuimos a tomar café a un pub en el que era camarero uno de los maricones que habitaba en la casa. (Qué GH ha sonado eso) (O qué de espíritu maligno de Cuarto Milenio) (por qué hago estos comentarios de mierda?)

Sábado, 16:30h

El maricón camarero: “ya me ha dicho el otro maricón que os lo pasasteis genial, pero esta mujer estaba toda preocupada” y mi amiga “ES QUE JODER, LA MADRE QUE TE PARIÓ” y el maricón “pero si ya te hemos dicho que no pasaba na, que no es tu hija de 15 años”

Total que estoy ahí contándoles las anecdotazas de la noche, y de mi final en la casa esa, y guay.

Y ya mi amiga con complejo de madre “bueno venga vamos a casa y duermes un rato”

Y yo QUE NO PIENSO DORMIRRRRRR

Al final volvimos a casa pero porque yo me quería duchar.

Sábado, 18:00h.

Me di una ducha, me lavé los dientes y en ese momento me sentí TAN BIEN que no podía desperdiciar esa sensación durmiendo.

Justo además jugaba el Madrid de baloncesto, o algo así y no había nadie en casa, solo mi colega y yo. Ellos tenían un salón un poco más grande y luego una “mini salita” con un sofá ultra pequeño y una tele. La piscina enana, el sofá enano, qué estoy, ¿¿en Lilliput?? En, Cariño, he encogido las piscinas y los sofás?

Sé que lo estáis pensando, pero no, mi gilipollez no encoge nunca.

Y me acomodé en ese sofacito.

Mi colega conmigo allí ya bien y ella contándome el drama con el ex y pidiéndome consejo (pobre xD).

Sábado, 19:00h.

Yo estaba tumbada en ese sofá pequeño, mi amiga en una silla al lado hablándome del capullo de su ex, que si se dieron besitos pero después se rayaron y no sé qué y claro, pasó lo que tenía que pasar: que las garras del sueño se apoderaron inexplicablemente de mí tras unas 36h despierta. (Juro por mi vida que sin drogas y sin redbull o similares) Podría haber estado despierta todo el día, pero cómo no me va a hacer dormir un drama heterosexual, por favor. Que luego decimos de las bolleras, pero OJO.

En realidad, me estaba haciendo la dormida para no soportar eso y poder ver el partido.

Cuando me dormí, mi amiga cerró la puerta de aquella habitación con sumo cuidado y la precintó con tiras amarillas que ponían DANGER y dibujos de calaveras, estableció un perímetro de seguridad y configuró un plan de evacuación en caso de que yo me despertara. Cuando oía llegar a alguien iba hacia la puerta de puntillas y les advertía de que POR DIOS NO HICIERAN RUIDO para no despertarme. El maricón camarero entró protegido con escafandra para echarme una mantita por encima.

Sábado 21:00h.

Ya había llegado el otro maricón de currar, la otra chica con el novio, el otro marica de la casa, en fin, tol mundo por allí. Pero esa habitación era Chernobyl.

Entonces, llegó el marica de la noche anterior (que era muy coleguita de los de la casa obviamente) en plan a ver qué tal estaba yo y tal porque nos habíamos escrito por la tarde para quedar again.

Y él llegó en plan QUÉ PASAAAAAAAAAAAA y todos corriendo hacia la puerta: “NOOOOOOoooOooooooOOOOO”

Yo oí su voz y volví a la vida.

Y yo desde el sofá: “MARICAAAAA”

Y todos “JODERRR QUE HAS DESPERTADO A LA BESTIA”

Bueno, todos despollados.

El marica venía a traernos cena y birra a todos.

Estábamos cenando TODOS en el salón pequeño yo sin moverme del sofá xDDD y yo “oye, os queréis sentar, que es vuestra casa xD”

Pero todos allí metidos bien juntitos y apretados.

Súper buen rollo.

Y mi amiga: “no eh, pero tú hoy no sales eh, QUE MAÑANA TIENES QUE CONDUCIR, QUE MAÑANA VOLVEMOS A MADRID QUE COMO MUY TARDE A LAS 9 COMO TARDÍSIMO TARDÍSIMO TENEMOS QUE ESTAR SALIENDO NO PUEDES LIARLA COMO AYER PORQUE JODER ES QUE TÍA Q

Y yo: “a ver, pero calma. Tranquilízate”

El maricón descojonado.

Y yo: “si son unos fresquitos y nos volvemos y ya, verdad Marica?”

Y ella: FRESQUITA LA HOSTIA QUE TIENES

Bueno, al final me levanté, me fui a vestirme, me arreglé un poco dentro de lo que siendo un ser tan feo y deleznable puedo arreglarme y nada, look troll primavera-verano y vámonos.

Y mi amiga “JEFA, POR FAVOR EH, VUELVE PRONTO A CASA POR DIOS HOY EH, QUE A LAS 9 SALIMOS, EN SERIO, JODER, QUE TENGO QUE ESTAR ALLÍ A LAS 15 PORQUE BLABLABLALBLA”

Y yo “que sí, que sí, que vale”

Sábado 23:30h.

Nos vamos el maricón y yo, y ella “POR FAVOR TE LO PIDO TRÁELA DE VUELTA PRONTO QUE TENEMOS QUE VOLVER A MADRID” y él “PUES CÓGETE UN TREN TÚ Y QUE ELLA SE QUEDE” y yo menos mal que alguien en esta casa se da cuenta del percal.

En fin.

Pues ahí estamos, otra vez los 3, el marica la bollera y yo, ya más confianza claro y recordando las gilipolleces del día anterior, yo contándoles el post-after, contándoles la histeria de mi colega.

Todo divertido.

Domingo, 1:30h.

Estamos en un sitio de ambiente tomando algo, él va al baño y nosotras nos sentamos en una especie de bordillo que era una zona del escenario donde se hacen los espectáculos de drags y tal, porque el ambiente estaba bastante flojillo.

Ella y yo estamos divertidas observando a un grupo de bolleras que se empujaban y se reían pero como sin ningún sentido, no sabíamos si se iban a pegar o estaban de coña. Le dije que si apostaba a que había hostias o que simplemente eran gilipollas y se empujaban porque sí.

El caso es que yo me echo un poco para atrás, apoyando mi brazo izquierdo por detrás de ella.

Y ella pasa su mano izquierda para atrás y me empieza a acariciar la mano.

Mi cerebro y mi coño deben estar conectados por fibra óptica, porque el mensaje llegó de inmediato.

Y yo: joder. Que ya tenemos el lío montao.

Se giró hacia mí, me giré hacia ella y nos empezamos a liar.

Llegó el maricón y ni nos enteramos, pero bueno. Nosotras metiéndonos la lengua que parecía un capítulo de V.

Cuando decidimos separarnos un poco para poder seguir teniendo lengua para vivir y usarla para deglutir otras cosas que no fuésemos nosotras mismas, vino el maricón descojonado en plan “ES QUE LO SABÍA”

Y yo: “pues lo sabrías tú, porque yo no tenía ninguna intención, que esta me miraba mal”

Y ella: “idiota, no te miraba mal, te miré así porque me molaste”

Y yo: “putas bolleras, nos miramos igual cuando nos queremos follar que cuando nos queremos matar”

Domingo, 3:00h.

Bueno, pues nada, seguimos de fiesta los 3, nos cambiamos de garito y lo mismo, muy divertido.

Llamada de mi amiga.

Llamada de mi amiga al maricón.

WhatsApp de “JEFA TE LO PIDO POR FAVOR QUE A LAS 9 SALIMOS”

Jesús, qué estrés de vida eh.

Mi amiga me estaba tocando el coño en sentido figurado y yo lo que quería era que me lo tocara esta chica en sentido literal.

Yo les digo que lo que hago es que el finde siguiente, ya sin esta histérica por medio, vuelvo con mi hotel de puta madre y nos metemos la fiesta bien, tranquilamente sin el ansia de amiga-madre-quiero tu coche.

Domingo, 4:30h.

El maricón se estaba liando con un pavo, me insta a irme a casa para descansar y hacer el viaje habiendo dormido algo, le digo que sí, nos despedimos hasta el finde siguiente, pero ella y yo nos vamos a otro garito a tomar la última.

Domingo, 5:00h. 

Estamos en el sitio ese metiéndonos muchísima mano, súper perras y yo queriendo que se viniera a casa de los pavos estos a follarnos como zorras en el sofá enano al menos.

Y ella me decía que tampoco tenía tanta confianza con ellos, y tal. Y yo: pero qué más da xD. (Yo invitando a gente a mis no-casas)

No se me olvidará nunca que ya cogimos un taxi, le dije que primero pasara por su casa para dejarla y que al llegar estuvimos comiéndonos la boca en la parte de atrás con el taxi parado y el motor en marcha el tiempo suficiente para hacer al taxista carraspear.

“Nos vemos el viernes”

Domingo, 6:30h.

El taxi me deja en el portal.

Llamo y no abren.

Yo pensando “madre mía qué cisco, con lo bien que estoy yo en un hotel”

Vuelvo a llamar y ya me abren.

Cuando subo, el marica camarero en calzoncillos descojonado en plan “menos mal que ibas a llegar temprano, yo acabo de llegar, estará tuamiga contenta… UY!!! TIENES CHUPETONES???”

Y yo “calla, que ha sido una noche dura, voy a dormir.”

Y él, “vente y cotilleamos un poco en la cocina”, estaba haciendo algo de comer. Desayunamos/cenamos contándonos nuestras noches.

Y me voy al saloncillo ese.

Y él “pero vete a la cama, ¿no?”

Y yo “sí, pa despertar a la cabrona esta y que me la líe ahora, paso, que quiero dormir xD”

Domingo, 7:00h.

Intercambio algunos mensajes con esta chica.

Me toco un poco en el sofá, porque venía cargadita.

Domingo, 7:01h.

Me podría dormir después de correrme una vez, pero no.

Domingo, 7:30h.

Ahora sí, ya puedo dormir.

Domingo, 8:30h.

Mi amiga: JEFA JODER, VENGA, QUE TENEMOS QUE ESTAR SALIENDO TÓMATE UN CAFÉ, VAMOS A DESAYUNAR. ¿¿¿¿A qué hora llegaste????? Súper tarde, no???porque yo me dormí a las 4 y aún no habías llegado!!!!!!!! Pero has dormido algo???

Y yo: sí, estaba en ello, zorra.

Yo pensando… Yisascraist, última vez.

Y nada, volvimos a Madrid sin más trascendencia, solo la charla en el coche que me dio y que me pasé muchísimo por el coño.

Dejaré para otra ocasión mi vuelta con esta chica el viernes siguiente, porque dio MUCHO de sí, y todo lo que sucedió después, porque duró bastantes meses…

Con mi amiga el enfado no fue por esto en sí pero tuvo algo que ver.

No sé, no puedo dar tantos datos, tenéis que entenderlo. Que ya sé que creéis que sabéis todo sobre mi vida, pero.

Un beso. Os quiero mucho. Si les ha gustado denle like, comenten suscríbanse.

El collarín, la choni y el portal

Buenobuenobuenobueno.

Que ya estoy aquí otra vez.

Soy como el PP eh, no hay manera de echarme.

Pero claro, cómo voy yo a dejaros sin literatura de calidad, sería muy irresponsable por mi parte hacer eso. Sería muy egoísta, dejaros huérfanos de letras, guardándome toda la cultura para mí y no compartirla con el pueblo, con la plebe, con el proletariado. Porque claro, no sé si os habéis enterado ya, pero soy RICA.

Yo no me había enterado, pero por lo visto sí y es genial.

En fin. No demos más protagonismo a la gente subnormal y vamos a dedicarnos a lo que más nos gusta: HABLAR DE MIS DESGRACIAS. (Que según las ratas de mierda también me invento, pero OK)

Como últimamente va de chonis mi vida, me ha venido a la cabeza esta historia.

El título de la entrada parece como las Crónicas de Narnia, “El león el armario y la bruja” y algo así fue, porque el león soy yo cuando se me bufa el pelo de llevar de fiesta 4 días seguidos, la bruja es la loca que me montó el pollo y el armario pues puede ser el portal donde me follé salvajemente a la choni.

PERO VAMOS A VER, POR QUÉ SPOILEO MI PROPIA HISTORIA.

Empecemos por el inicio, por donde todas las historias de mierda empiezan: EL PUTO CHAT DE CHUECA.

Sí, tuve una época que era un no parar de pescar ahí, porque seré rica, pero una cutre de cojones para echar un polvo. Lo mío no tiene nombre.

Pudiendo ir de putas de lujo y voy al chat de chueca eh, me pone lo irrisorio.

Pues eso, entré al chat, lo típico jajaja jijiji hola wuapa k tal (cerrar ventana) k pasa k buskas aki??? (cerrar ventana) jejejejjjejejeje y weno y k buskas? (cerrar ventana) k edad tienes komo t llamas a k te dedidkas??? (cerrar ventana)

Pero amigas, yo había ya desarrollado esa paciencia de depredadora, de aguantar agazapada tras la pantalla del ordenador, inamovible, pestañeando lo justo para no morir, y observando hasta que ZAS.

Hablé con una chica muy maja, nos dimos los teléfonos y quedamos esa noche.

No se me olvidará cuando la vi que por mi mente solo pasó la frase “madre mía cómo te voy a follar” y cuando íbamos andando por la calle yo solo pensaba “madremía madremía pero madremía cómo te voy a follar” y luego a ella jajaja y sí a todo todo el rato.

La tía era un poco choni, eso sí, ya sabéis que las niñas pijas y ricas tenemos predilección por lo chungo parece, pero bueno.

Bueno, que la tía tenía un polvazo.

Y nos fuimos a un bar de bolleras a tomar una cervecita y tal.

Fue llegar y empezar a comernos la boca como un cocodrilo mastica a una cebra que se acerca al borde del río a beber agua.

Todo ansia la chica y yo pensando “joder, cómo estamos”

Claro, obviamente yo estaba todo perra. Y como siempre, en mi mundo y ajena al resto. Yo estaba con ella, y no sería por amor, pero me estaba latiendo el coño como un subwoofer en el Tomorrowland, no estaba yo para observar el entorno, sabes.

En un momento dado ella me dice que “vámonos al fondo a bailar” y yo bueno, vale, o sea, no me planteo nada más. Ella quiere ir allí, pues vamos.

Estamos allí bailando y hablando y tal y cuando yo voy a comerle la boca ella no es que me haga la cobra, pero me dice que justo quiere ir al baño.

Y yo bueno, pues vamos.

Nos follamos en los baños como dos auténticas zorras de polígono industrial en una nave abandonada el día del fin del mundo.

La gente ya dando patadas y todo a la puerta porque teníamos un baño inutilizado y se oían las hostias contra las paredes xD. Pero ok.

Cuando salimos seguimos la noche normal, pero ella fuera no me comía ya la boca ni nada, era un poco raro. A ver, no tienes que estar comiéndome la boca todo el rato, pero que se notaba que cambiaba su actitud.

Yo en ese momento tampoco le di más importancia ni nada, estaba a mi bola y pasándomelo bien.

Nos fuimos de allí andando bastante rato, hablando bien, y tal, y le dije que la acompañaba a su casa. Ella vivía con sus padres, y yo en ese momento tampoco podía llevarla a mi casa.

Y tampoco me daba para más en plan acostarme con ella bien, era una noche de fiesta y punto.

La acompañé hasta su portal creyéndome Dylan protegiendo a Kelly en Sensación de Vivir.

Menudo polvazo en el portal.

Superamos los límites de la cerdez, y fue muy romántico porque tuvimos que meternos en un hueco de la escalera porque bajó un vecino a los perros a las 6 de la mañana y nosotras con las bragas en los tobillos.

Bueno, pues ya yo me fui a mi casa bien servida de coño que ni un desayuno continental de buena mañana. Y nada, a dormir un rato, que yo también duermo a veces.

Al día siguiente nos escribimos por la tarde en plan “qué bien lo pasamos” y tal, y buen rollete. Pero vamos, sin más.

Total, ya al cabo de dos o tres semanas yo volví por ese bar con unas amigas.

Y se me acerca una tía y me dice “tú te has follado a mi novia”

Y yo ?¿

Y ella “Sí, ¿tú no te has liado con XXXXX?”

Y yo… pues…   (HACIENDO ALARDE DE MI INEXISTENTE GRAN HABILIDAD PARA MENTIR)

ERES UNA HIJA DE PUTA, ADEMÁS EN MI CARA, ES QUE NO TIENES VERGÜENZA.

QUE ES MI NOVIA

ERES UNA ZORRA

Claro, mis amigas flipando ya vienen, en plan oye a ver qué te pasa.

Yo diciéndole muy tranquila que yo no sabía que ella era su novia, que yo quedé con ella que ella no me dijo nada de eso.

Se montó un cisco que la piba me rompió un vaso en la mano y fue en la mano porque venía a partírmelo en la cara y yo lo aparté con la mano.

La sacaron del bar los porteros, me sacaron a mí, se montó una pero sideral.

Yo con la mano ensangrentada con un cristal enganchado.

Yo intenté explicarle que yo no sabía de su existencia, pero la tía por lo visto era “conocida” en el ambiente y YO TENÍA QUE SABERLO. Que era su novia.

Y que su novia era un zorrón.

Me cago en la puta, que no he comprado el “Hola” bolleril esta semana.

Yo puedo jurar que no lo sabía. En aquel momento yo estaba muy desconectada de todas esas gilipolleces, pues como ahora. Como prácticamente siempre.

Bueno, ya obviamente al final en la calle se me encaraba, yo quería evitar el enfrentamiento y de hecho salieron mis dos amigas y un amigo mío que era grandecito a pararla, pero la piba escupiéndonos y todo desencajada, y yo le dije “deja las drogas anda”

Y ahí la liamos.

Lo que es una frase que dices porque ves a una persona fuera de sí, sin saber NADA de su vida, se puede convertir en el puto Apocalipsis.

HIJA DE LA GRAN PUTA HIJA DE LA GRAN PUTA!!!!!!!!!!

(por lo visto había habido un problema GORDO de drogas en su casa con un familiar)

Buenobuenobuenobuenobueno bueno BUENO.

BUENO.

De verdad eh, de irnos de allí y la otra siguiéndonos, tirándonos cosas, amenazando, una locura.

En fin, eso se quedó ahí.

Yo quise evitar ir por ese bar por si estaba la loca esta, y ya no salíamos por ahí.

Con la choni zorra ya no hablé más, a todo esto.

El caso es que luego un día estoy de tiendas por el centro con una de mis mejores amigas y estoy yo ahí mirando las perchitas, pasando ropa, y me dice “tía, hay una tía ahí con collarín y nos ha mirado fatal, qué le pasa a la gente” y yo “jajaja”

Bueno, pues luego vamos a tomar una caña.

Estamos ahí en una terraza y mi amiga (la pobre que es súper inocente) “hostias Jefa, la misma del collarín de antes, está ahí, nos está mirando mucho y muy mal”

Miro y veo que ES LA LOCA novia de la choni.

Tranquilamente, sin inmutarme ni moverme, dije “Ah, sí, me follé a su novia y me quiere matar”

Y di un trago a la caña.

Mi amiga descojonada pensando que eran gilipolleces y vaciles míos.

Nos siguió al terminar la cerveza ahí, mi amiga ahí ya estaba acojonada viendo que no era broma, vino con el collarín y habló conmigo en plan todo calmada y me dijo que le habían dado una paliza.

Y yo pensando: “cojones, normal, con las que lías, hija de puta, y poco te ha pasado”

Pero claro no le dije eso le dije: “jo tía, pues recupérate pronto”

– Mi amiga acojonada –

Y ella “tía buen rollo eh, buen rollo, lo siento, buen rollo, que es culpa de ella que es una zorra, perdona que no es tu culpa ya lo he entendido”

Y yo “venga no te preocupes, buen rollo, nigga”

Mi amiga: “pero qué es esto con qué clase de gente te juntas tía?”

Y yo “déjalo, es una larga historia de bolleras que no ibas a entender”

 Nos fuimos a tomar un vinito, para celebrar que ya estaba cerrado el armario que conducía al Narnia del bollerismo.

La vecina de mi ex (Tercera Parte: EL DESENLACE FINAL)

Hallándome inmersa en el vórtice del más absoluto y caótico sinsentido, yo me aferraba (físicamente) (y supongo que también psicológicamente) a una lata de cerveza. Suspiraba presa del hastío frente a unas fotos enmarcadas que protagonizaba mi ex. Mientras contemplaba a mi ex, sonriente, dulce, y angelical en las fotos, mi ex la de la vida real graznaba histérica mientras recogía los restos de un bote que ella misma había tirado con toda la intención del mundo para sabotear mi (nuestra) cita con La (su) Vecina. Lo recogía con una toalla a modo de turbante en la cabeza y con la diligencia de los “Perezosos” de Zootrópolis.

Mientras soportaba de manera estoica la cantidad de barbaridades, improperios e insultos que mi ex me dedicaba, yo asía con fuerza mi lata. Lata que, un par de días antes, había comprado instantes después de conocer a la madre encantadora de la chica histérica que, sin conocerme de nada, ahora me increpaba por una puta red social cutre de bolleras.

La Vecina estaba diciéndome que ODIABA LA IMPUNTUALIDAD y yo “que sí que sí, que yo también, pero a ver, no dependo de mí tronca, vente a su casa y tómate una cerveza tranquilamente mientras esta termina de arreglarse, que no pasa na coño, calma, buen rollo”

Y La Vecina súper borde, “QUE NO, QUE YO DESDE EL PRINCIPIO HE DICHO QUE SOLO QUEDO CONTIGO QUE TU AMIGA NO PINTA NADA”

Yo ya me bebí la lata de un trago y la arrugué en mi mano como si fuera un folio.

Fui a por otra lata.

Mi maldita ex desequilibrada diciéndome de repente que “qué le quedaba mejor” con una sonrisa de zorra mala que jamás se borrará de mi cabeza. Y cambiándose 30 veces.

Quitándose la camiseta y abrazándome y que por qué no nos íbamos a cenar ella y yo.

La Vecina atacá mientras diciéndome que a tomar por culo lo de quedar.

Le dije a mi ex que dejara de comportarse así, cojones. Que parecía que tenía 12 años.

Entonces mi ex se pone LOQUÍSIMA llorando y gritándome, me clava las uñas, me empieza a dar de hostias en el brazo, PUES VETE CON LA ZORRA ESA, ¡¡¡PERO VETE CON ELLA!!! y tirándome mis cosas por ahí, mi ropa, mi neceser al suelo…

Y yo dije: “mira, hasta aquí hemos llegado”

Empecé a recoger mis cosas y le dije “me voy a ir, porque está claro que esto así no” (obviamente si le devolvía la hostia la dejaba en el sitio)

Y ella: ¡¡¡PUES SÍ, VETE CON ELLA!!!

Total, la cosa estaba muy fea, os podéis imaginar, así que ya yo no cantaba Estopa, ni Sinkope, ni nada. Cero buen rollo. Hastaluegomaricarmen. Y toda Barcelona para mí esta noche. JAJAJAJA. Ahí te quedas, pringada. No, pero en serio. Mu mal rollo.

Recogí mis cosas a toda hostia con el brazo lleno de arañazos y moretones, y salí de su casa dispuesta a buscar un hotel, y ni me dio tiempo a hablar con La Vecina. Cuando salí de casa de mi ex con mi maleta a toda prisa en medio del dramón, en plan estampida total, miré fugazmente a la mirilla de La Vecina, pensando que probablemente estaría ahí detrás agazapada como una zorra.

Le mandé un mensaje por Wapa con mi número y le dije oye, llámame que se ha liado una guapa. Y ella “ya, tía, si os he oído, si te he visto por la mirilla salir con la maleta”

Total, que me llama, yo iba ya a las once de la noche andando por medio de Barcelona, con mi maleta y me dice “pero párate ahí que voy a por ti, coño”

Y yo pensando “BIEN, ALGUIEN CON INICIATIVA EN ESTE MUNDO. GRACIAS SEÑOR.”

En lo que llegaba esta piba digo bueno, pues voy a sacar dinero mientras.

MI CARTERA SE HABÍA QUEDADO EN CASA DE MI EX.

ME CAGO EN LA PUTA.

Intento escribirle a mi ex y ya me había bloqueado en WhatsApp.

Intento llamarla y ya me había bloqueado en las llamadas.

Maldita sea.

Empiezo a mirarme en los bolsillos de los vaqueros y tenía unos 45€ en total en efectivo.

Entonces me llama La Vecina.

“¿Eres la rubia que está en el cajero, no?”

Y yo: “sí”

Y ella: “te estoy viendo”

Y yo: “pero dónde estás”

Y ella: “joder es que me da mucha vergüenza”

Y yo: “a ver, no seas maricona”

Total, que veo, a lo lejos, desde la otra acera de la avenida, a La Vecina venir hacia mí.

Y le digo: “coño, por fin sales de detrás de la mirilla jajajaja”

“Jajaja”

“Jaja”

“jaja?”

La tía SECA y BORDE como ella sola eh.

Físicamente no me gustaba mucho, tenía solo dos años más que yo pero era un rollo como muy “señora”. Vamos, que para eso su madre me gustaba más.

Pero vamos, que el físico me la pela, y no estaba mal, pero es que con su actitud de mierda seria y estirada lo jodía todo.

Yo me dije “bueh, en peores plazas hemos zorreao”

Intento volver a casa de la zorra de mi ex acompañada de La Vecina, pero no había señales. Nos vería ahora ella desde su videoportero descojonándose en la oscuridad acariciando un gato imaginario.

Mi mayor preocupación en ese momento radicaba en qué hacer esa noche con mis cosas y con mi vida. Porque La Vecina no era una tía que se viera muy predispuesta a meterse una noche de desfase conmigo, ni a estar de buen rollo ni nada.

Le conté a La Vecina lo que había pasado, que estaba con la maleta en la puta calle, sin cartera, y ella “yo es que a mi casa no te voy a decir que vengas porque no te conozco de nada, pero te puedo ayudar a encontrar algo” y yo PERO SI ES QUE NO PUEDO ENCONTRAR NADA PORQUE NO TENGO CARTERA.

Total, que intento ir a un hotel y les digo más o menos lo que ha pasado, que al día siguiente intentaría ir a por la cartera otra vez y eso, que no había problema. En el hotel no me quisieron dar habitación porque decían que tenía que ser pago adelantado, que lo sentían un huevo, que no dependía de ellos mimimi, pero que si quería que me hacían el favor de guardarme la maleta. Y yo acepté, porque total, tenía 45€, podía prostituirme y salir de fiesta tranquilamente mientras mis cosas estuvieran guardadas. Pues yasta, venga, vámonos.

Y La Vecina “estás fatal”

Ya le empezaba a hacer gracia.

Pero a mí me estaba cayendo fatal porque NO AYUDABA.

Así que yo empecé a estar borde de cojones.

O sea, entiendo que no me conoce de nada, pero coño, que es una situación distinta.

En fin.

Fuimos a tomar algo y a mí me estaba cayendo la tía como una patada en los huevos, de verdad, qué tía más gilipollas.

Conforme más tiempo pasaba más nos picábamos, pero en plan mal eh xD. La cosa empezó como yo maja-ella borde, pasó por yo borde-ella maja y acabó en una situación muy extraña en Plaza Catalunya, que yo dije “ay mira eh, de verdad, qué necesidad”

La mandé a tomar por culo porque estaba muy flipada, y me senté en un banco allí.

Llamé por teléfono a unos colegas de Barcelona y justo estaban fuera de viaje esos días.

A tomar por culo.

Estoy SOLA.

QUÉ SOLA ESTOY.

QUÉ SOLA.

image

Bueno, como os podréis imaginar, La Vecina, A PESAR DE SABER QUE YO SOLO CONTABA CON 45€ EN EL BOLSILLO Y ESTABA SOLA EN OTRA CIUDAD, SE DEJÓ INVITAR A LAS CAÑAS.

Que sí, que yo soy gilipollas, pero bueno. Ya iba yo con 30€ para toda la noche en Barcelona.

Eso apenas me provocaba ansiedad. APENAS.

Pero bueno, voy a coger un taxi, y me voy de fiesta.

Seh. A tope. Sin miedo.

Pues amigos, cogí un taxi y le conté al taxista la historia de mi ex, La Vecina, mi cartera y mi maleta al taxista. El taxista no sabía si reír o llorar, así que me llevó donde quise SIN COBRARME LA CARRERA. Y el pobre invitándome a dormir a su casa que compartía con nosequién, pero que era mi casa, que si quería que podía ir a dormir allí, que joder, que qué putada. Y yo pensando: “bueno, al menos ALGUIEN EN ESTE MUNDO EMPATIZA UN POCO”

Llego a la zona donde iba a salir, me despido del taxista, y pienso “bueno, antes de entrar al garito voy a tomarme una cerveza aquí” (un bar guarro que había al lado)

Total, me tomé dos cervezas, empecé a hablar con los camareros, con unos tíos de allí, les conté la historia de mi ex, La Vecina, mi cartera, mi maleta y el taxista, y los pibes invitándome a birras, y acabamos cerrando el bar. Al salir me despedí porque yo tenía la idea de ir al otro garito, pero muy buen rollo.

Cuando voy camino del otro sitio, me paran unos travestis y me dicen que si tengo fuego. Les digo que no, que no fumo, y eso derivó en una conversación de 10 minutos sobre mil gilipolleces, entonces yo empiezo a contarles a los travestis lo de mi ex, La Vecina, mi cartera, mi maleta, el taxista, los pibes del bar, y en mitad del relato sale una chica de ese bar a fumar con otra piba y nos escucha.

Me dice que perdone, pero que se está descojonando.

Se une a nosotros y me dicen que coño, que entre, que me invitan a una copa, que qué cojones, que esa noche en Barcelona iba a ser memorable para compensar.

Una copa fueron 20, me fui de fiesta con los travestis y las dos chicas estas y sus amigos, acabé con la chica esta dándome besitos, y me invitó a irme con ella a su casa.

Yo le dije que no, porque vivía ella a tomar por culo, yo luego no sabía cómo coño volver, ella diciéndome que luego me llevaba, pero mira, yo estaba en plan indigente, y así debía ser ese día.

Y ella: “¿pero estás gilipollas?”

Y me despedí.

Esto es como un libro de Elige Tu Propia Aventura.

Serían las 5 de la mañana y yo deambulaba por un lugar indeterminado de Barcelona.

Todo ya chapadísimo.

Yo esperando a que el frío del alba acabara con mi vida, y gastar mis últimos 10€ en el Infierno.

Probablemente me encontrarían muerta dormida en un banco de un parque. Gran final.

Pero entonces, veo al final de la calle gente fumando en una puerta.

Fui acercándome hacia el sonido de la música que se oía cuando alguien abría la puerta como los zombies en The Walking Dead.

Y un pibe fuera del garito me dice que si quiero entrar y yo: “pero esto es un after o qué coño”

Y el pavo “es un after y es karaoke”

Y yo “pues vamos pa dentro”

Y él “son 10€ la entrada”

Y yo pensando “mierda, a tomar por culo mi fiesta en el infierno a lo Alaska, pero bueno, ya qué más da”

Total, estoy en la barra sentada en un taburete. El camarero era el único que estaba impecablemente sobrio en el lugar. Era demasiado dandy-barman para lo Walking Dead que era el garito. El único bien peinado y oliendo bien. Pero bueno, me sirve una copa con toda la delicadeza y el gusto del mundo. Todo un profesional.

Habla conmigo en plan buen rollo, porque yo a pesar de estar moco no estaba muy en modo borracho (al menos hasta ese momento)

Mientras hablamos se acercan unas tías que se ve que eran habituales del local, y se ponen a hablar con él y ya que estaba yo allí también, pues conmigo también.

Yo cuento la historia de mi ex, La Vecina, mi cartera, mi maleta, el taxista, los pibes del bar, los travestis y la chica esa.

Ronda de chupitos.

Se acercan unas pibas de unos 40 a hablar conmigo porque según una de ellas yo me parecía a alguien conocido. Los maridos de esas tías a tope conmigo, descojonados.

Unas risas.

El after estaba hasta las tetas. Estaba con el grupo de amiguitas del camarero, los maridos de las de 40, bailando. En los altavoces más cercanos a la barra resonaban las voces de la gente ya pasada que trataba de emular a Gloria Gaynor con “I will survive” en el karaoke.

Y eso pensaba yo mientras bebía mi copa rodeada de desconocidos que me reían todas las gracias: “I will survive”

Fue un momento muy de “soledad en compañía” que se me clavó en el alma con tanta fuerza que me destrozó en ese momento.

Pero bueno eh, no lloré. Aquellos eran momentos chungos para mí. El caso es que voy al baño y cuando salgo hay un chico del grupo de esa gente esperándome. Me pregunta que si estoy bien.

Y fue preguntármelo y se me llenaron los ojos de lágrimas.

Me dijo que él me veía una tía de puta madre, tal, pero que se me notaba que había algo ahí como que estaba conteniendo.

Y yo ya riéndome “venga, coño, qué manera más cutre de verme vulnerable e intentar meterla en caliente a las 6”

Se lo agradecí, nos dimos una palmada en el hombro como hombres y me dijo “venga, que te invito a una copa” y estuvimos hablando un montón en la barra. El tío era un encanto, la verdad.

Pero joder, yo estaba en un momento de esos que te dan durante la noche de rayada/bajón y no me sentía bien, pero… QUÉ COJONES. ¿Dónde estamos? Estamos EN UN KARAOKE. EN BARCELONA. SIN PODER SACAR DINERO. SOLA COMO UNA PERRA, PERO COÑO, JODER.

JODER.

Pues vamos allá.

Vamos a aprovechar este karaoke CELESTIAL.

Nos fuimos donde el karaoke. Cantamos 2 amigas suyas él y yo “A quién le importa” a petición mía por supuesto.

Salimos de allí como a las 9 de la mañana, pleno día, con un pedo considerable porque el pavo no dejó de ponerme una copa en la mano como Linus a Lily en “Cómo conocí a vuestra madre” y me fui con este pavo a desayunar.

Cuando entramos al bar a desayunar grité porque era un bar que hacía AÑOS, en un post-fiestón con unos amigos en Barcelona, había estado en ese bar y no sabíamos qué bar era, no nos acordábamos, pero eran unos desayunos de la hostia post-fiesta y unas hamburguesazas caseras súper buenas. Las mejores que hemos comido JAMÁS.

Pues yo despollada contándoselo al pavo este, haciéndonos fotos, mandándoselas a mis amigos, tomando cañas allí a las 9 de la mañana todo moco, y yo queriendo ir al hotel a por mi maleta y a casa de la zorra de mi ex a por mi cartera.

El chico me quería acompañar pero yo ya quería volar sola. El tío diciéndome que quería follar conmigo, metiéndome la boca, y yo a ver, A VER, A VER. A-VER.

QUE ESTO YA LO VEÍA YO VENIR.

El pavo me intentó meter mano hasta decir basta, me chiné, acabé sola sin ni un solo euro pateándome media Barcelona sintiéndome una rata inmunda para poder llegar a casa de mi ex y cagarme en su puta madre o partirle la cara para que me diera mi cartera, con el mocarro sideral de mi vida, probablemente siendo observada mientras por La Vecina del demonio.

Lo siguiente fue coger un taxi, ir a por mi maleta, contarle al taxista lo de mi ex, la Vecina, TODA la noche, coger mi maleta, darle 10 pavos a los del hotel por el favor (tirados por supuesto arrugados y con desprecio), volver al taxi y cogerme un AVE a Madrid jurándome a mí misma que, la próxima vez que se me ocurran gilipolleces moco, me eche una siestecita antes.

Pero bueno, sabemos que nunca lo haré.

Así son las cosas.

Cuando volvía en el AVE, La Vecina me escribió interesándose por mi estado y proponiéndome una cita cuando las cosas “estuvieran normalizadas”.

Pues va lista.

Lo que me pregunto es qué relación tendrán ahora mi ex y La Vecina viviendo puerta con puerta.

“Yo soy así, y así seguiré. Nunca cambiaré”

La historia de las TETAS

He puesto una encuesta en Twitter para ver qué mierda escribir hoy aquí, dándoos a elegir entre tres opciones, y ya me dispongo a redactar esta aunque solo hay solo 15 votos, porque está claro que vais a votar TETAS inmediatamente, o al menos eso deberíais hacer. Si no, sentiré que mis enseñanzas de amor tetil todo este tiempo no habrán servido de nada.

Sobre todo teniendo en cuenta que las otras dos opciones están relacionadas con personas cuyas vidas estaban sumidas en las drogas y a priori eso no debería interesaros más que un BUEN PAR DE TETAS.

Pero eh, que todo llegará.

Lo de las otras historias, no lo de que os gusten más las drogas que las tetas.

ESTAS INTRODUCCIONES DE MIERDA POR QUÉ LAS HAGO.

Pero oye, antes de nada, quería deciros que gracias por tu blog, lo leo siempre que puedNO, es importante: HOY CASI MUERO ESTRELLANDO MI COCHE CONTRA UNA MEDIANA PORQUE SPIDERMAN SE HA PRESENTADO EN MI COCHE. Pero bueno, eso es otra historia. Es que fatal eh, fatal. Vamos, no sabéis lo que es que se os descuelgue un arañón delante de la cara mientras conducís y tener que aguantar ahí sin poder darle al Eject. Aguantar con la cabeza echada hacia atrás, apoyadita en el maletero.

Jesús, qué susto.

BUENO, qué mejor manera de celebrar que estoy viva hablando de tetas.

Alguna vez os he hablado de esa única novia novia como NOVIA que he tenido, con la que viví un tiempo. Pues bueno, al final de nuestra relación, cuando ya decidimos irnos cada una por su lado, tuvimos que convivir un mes más habiéndolo dejado mientras terminaba el contrato de alquiler (pagaba yo y ella no tenía donde irse) y aparte para hacer la mudanza y toda la pesca.

Yo tenía una amiga que vivía en otra ciudad que era súper colega mía, mucha confianza, tuvimos un rollito hacía años, en plan de pequeñas, 16-17, pero la chica era tan normal y nos llevábamos tan guay que continuábamos la amistad.

Esta chica empezó una relación y bueno, me propusieron venir a verme a Madrid, quedarse en nuestra casa, estar un puente que había juntas y eso. Aunque estaba la cosa con mi novia un poco así así, nos llevábamos muy bien las 4 y joder, somos adultas, no pasa nada, podemos estar genial.

Me acabo de reír con una risa de esa maligna con ataque de tos al final porque me han venido imágenes de esos días y joder, la madre que me parió.

Ok.

Bueno, mi amiga digamos que era A y su novia B. Pues B era de un pueblo de una ciudad que no mencionaré para no liarla por si acaso. Y B tenía una súper amiga: C.

Total, que vienen a Madrid, A y B se quedan en nuestra casa, estamos allí guay, todo genial, salimos, entramos, hacemos cena guay en mi casa… En fin, lo típico.

(Acabo de mirar la encuesta de Twitter y la cocaína y las tetas van casi empatadas, no me jodáis) (Nada, borraré la encuesta y diré que el resultado ha sido este con gran diferencia)

Bueno.

El caso es que B dice “ay tía, pues una amiga, C, me ha dicho que justo ha venido a Madrid y está viendo a su hermano y no sé qué, podemos quedar con ella”

Y yo “ah, pues guay”

Salimos de fiesta mi (ex) novia, A, B y viene C.

Yo no conocía a C, solo de oídas.

C por lo visto llevaba su lesbianismo muy secretamente en ese pueblo, porque la chica yo qué sé, se agobiaba.

C tenía una novia secreta.

C tenía unas PEDAZO DE TETAS.

PERO TETAS.

No tetas de gorda eh, tetas de TETAZAS de que la tía está buena que flipas y tiene unas TETAS naturales que yo tragué saliva al verla.

Carraspeé.

La gente nadaba con manguitos a nuestro alrededor.

En serio. Tetazas. Tetas increíbles. Perfectas. Grandecitas pero… Ok ya paro que me estoy poniendo perra.

Sonreí, a pesar de que lo que quería haber hecho era rugir.

Jejejejejejejej holaquétal.

Estuvimos de copas un rato por ahí las 5.

Mi (ex) novia poniendo los ojos en blanco de verme “jajaja jijiji” con C todo el rato.

Y de mala hostia.

Mi amiga, A, que se llevaba genial con mi (ex) novia, diciéndome “tía que C tiene novia eh, que no la líes, que balbalbalb”

Y yo que sí que sí que vale, joder, sois unas histéricas.

Me venía B, y me lo volvía a decir.

Y yo: QUÉ PASA, QUE SI YA HABLO CON ALGUIEN TIENE QUE SER PORQUE QUIERO FOLLÁRMELA, ¿NO? NO PUEDO HABLAR PORQUE ME CAE BIEN. JODER, ES QUE MIRA QUE SOIS BÁSICAS.

Y mi amiga mirándome con la ceja arqueada invadiendo el espacio aéreo.

C me reía TODAS las gracias demasiado, y con el paso de las copas, más aún.

A, B y mi (ex) novia mirándonos en plan “qué hostia tenéis las dos”

Total, que ya mi (ex) novia en plan “a ver, chicas, que yo curro mañana mimimi” y como nos quedábamos las 4 en mi casa, pues nada, ya nos vamos, venga, vámonos de una puta vez. Hijas de puta jodedorasdenochestetiles.

Nos vamos en el coche de B. Y B: “Jefa, tú guíame que antes hay que pasar a dejar a C en casa de su hermano”

Y dice C: “oye y por qué no vamos todas directamente a casa de Jefa, y así no dais vuelta y nos tomamos la última, ¿no te importa no, Jefa?”

Yo en ese momento sentí un tirón en las bragas con el que podría haber remolcado un buque a puerto.

“Pues claro que no me importa, va, si así es mejor, que has bebido algo, vamos directas a casa y no damos tanta vuelta y además se queda con nosotras y tomamos la última, claro”  *C y yo en la parte de atrás del coche con mi (ex) novia en plan jajajaja jijijjiji*

Mi (ex) novia, A, y B con los ojos en blanco. Suspirando al cielo.

Cuando llegamos a mi casa, estuvimos las 5 tomando la última en el salón súper bien con musiquita, y A, mi amiga, viene conmigo a la cocina a por hielo y me lo vuelve a decir “tía, en serio, no líes a C, que B (su novia) ya está rayada por el pueblo y su novia que es su mejor amiga y balbalbal”

Y yo… JOOOOODER qué putas pesadas sois, pero qué pasa, que no me puede caer bien alguien, que ya si hablo es que quiero algo? Me está contando… Cosas… ES QUE SOIS MUY BÁSICAS, JODER. QUÉ TRISTES SOIS.

Pero claro, es que ellas veían cómo le miraba yo las tetas a esa chica.

Veían como surfeaba la ola que emergía de mis bragas cuando le miraba el canalillo.

Ese canalillo CELESTIAL yo no lo había visto en mi vida.

BUENO.

Mi (ex) novia dice “bueno mira, yo mañana curro, me retiro”

Vivíamos en un dúplex bastante tocho, así que en la separación yo le había dejado la habitación principal a ella (a pesar de que pagaba yo eh, calzonazas forever yuju!) bueno, y en la buhardilla yo me había montado otra habitación provisional. (Con un colchón guarro en el suelo como si yo fuera de la Commonwealth)

Pero vamos, que esto viene a que el dormitorio principal estaba al final del pasillo donde estaba el salón.

Y mis amigas se retiran también y dormían arriba.

Para subir arriba había que pasar por el salón sí o sí.

(Estos son datos MUY importantes)

Cuando nos despedimos y nos quedamos solas, me dice C…

“Oye, tú no decías que tenías un whisky muy caro?”

Y yo… “joder, te gusta el whisky y no has dicho nada antes cabrona?”

Y ella… “porque quería que nos lo tomáramos nosotras”

Y yo… Ok.

Los Beach Boys cantando Surfing USA en mis bragas.

Pues voy a buscar el whisky que tenía guardado para bebérmelo con mi gato cuando inaugurara mi apartamento de soltera.

Pensé que aunque quería mucho a mi gato, era mucho mejor bebérmelo con esa chica de tetas increíbles. Él lo entendería.

Bueno.

Nos pusimos música súper bajita, bajé la iluminación y estuvimos hablando en plan súper tranquilo en el salón, whisky tras whisky, nos empezamos a liar, nos empezamos a meter mano, otro whisky, más liarnos, más meternos mano, la botella ya a la mitad, de esto de intentar no hacer ruido porque teníamos a mis (y sus) amigas arriba y a mi (ex) novia al lado, yo comiéndole las tetas sin hacer ruido, bueno, en fin, que ya descojonadas, las dos en pelotas en el salón tomando whiskys, y en plan jajaja jijiji silencioso y nos quedamos dormidas en el sofá.

Dormidas pero OJO, que serían las 6 cuando nos quedamos sopas.

Mi (ex) novia se levanta por la mañana y el salón tenía unas puertas así de cristal por las que se veía la zona del sofá. Enfrente de la cocina.

Ella se levantó a hacerse un café y me vio a mí con la cabeza hundida en esas TETAS CELESTIALES.

Obviamente se cagaría en mi puta vida y se fue al curro.

Mis amigas bajan a desayunar y se querían ir a dar una vuelta por el Rastro o no sé qué y se encuentran la maravillosa estampa.

Mi amiga A, coge y nos echa por encima LA FUNDA DEL SOFÁ.

Yo babeándole las tetas a C.

B estaba CABREADÍSIMA PORQUE CLARO, QUE LA NOVIA DE C ERA SU AMIGA, Y JEFA ES UNA ZORRA Y POR QUÉ TIENE QUE LIARLA QUE JODER SIEMPRE LA LÍA.

Bueno, cuando me despierto, veo que estoy envuelta en una funda de sofá con unas tetas.

No sabía exactamente si quería moverme o no.

Me volví a dormir.

Esas TETAZAS me absorbieron de nuevo.

Nos despertamos a las 2 de la tarde en plan “WTF”

Bueno.

Mis amigas nos habían dejado una nota. Diciéndonos: “ya os vale, zorras. Sois lo peor. Estamos en XXXX, llamadnos”

Mi amiga, me había mandado además un mensaje luego en plan que su novia se cagaba en toda mi estirpe y que mi (ex) novia estaba fatal.

Al final, nos dimos una ducha (larga) y fuimos a buscarlas, tomamos algo, y me llamó mi (ex) novia que estaba hiperjodida vomitando y todo en el curro rollo resaca o no sé, y yo estaba sin el coche, así que tuvo que venir un colega para ir a rescatarla.

La llevamos a urgencias (ya esto solos él y yo, y le conté la historia, obviamente se descojonaba, porque bueno, esta chica a mí me la hizo muy gorda unos años atrás, después de muchísimas cosas que había hecho por ella, pero bueno eso es otro tema)

Y cuando está en urgencias la hicieron esperar para ponerle Primperán o lo que sea y le pregunté que qué tal se encontraba y me soltó: “te huele todavía la boca a coño” y yo… “¿perdona?” y ella “QUÉ HICISTE ANOCHE” y yo… “¿qué hice anoche?” (yo cuando paso de discutir hago mongoreplys) y ella “PERO QUE TE HE VISTO ESTA MAÑANA, GILIPOLLAS” y yo… “a ver, es mi casa, lo hemos dejado hace un mes, eres tú la que has querido quedarte después de todo y supuestamente tener buen rollo” y ella “QUE ESTOY FATAL BLABALBLAB” Me montó un dramón de tres pares de cojones en mitad del hospital y yo tenía una resaca del puto Whisky ese Glenfiddich 21 años que casi palmaba.

Mientras yo solucionaba mis conflictos (ex) matrimoniales, mis amigas le comían la cabeza a C, en plan histéricas, sobre todo B, rollo “PERO TÍA QUÉ HAS HECHO, DE ESTO NO SE TIENE QUE ENTERAR TU NOVIA, QUE JEFA TE VA A DECIR MOVIDAS PERO NO VA A SER TU NOVIA NUNCA NO DEJES A LA OTRA POR ELLA NI DE COÑA” (esto me lo contó C luego)

EN FIN, que todo lokers. Por unas tetas, joder.

Bueno, al final ellas se fueron, C siguió en contacto conmigo un tiempo pero más allá de esas TETAS no me gustaba, y yo a ella tampoco supongo, preferiría la seguridad que le proporcionaba su novia pueblerina que nunca, nunca sabrá que se está comiendo mis babas de esas MARAVILLOSAS TETAS CELESTIALES.

FIN.

CONCLUSIÓN 1:  que B me odiaba porque 1) su novia perdió la virginidad conmigo, 2) le comí las tetas a la novia de su mejor amiga

CONCLUSIÓN 2:  ES QUE OS HE OCULTADO INFORMACIÓN PORQUE ANTERIORMENTE HAY OTRA HISTORIA CON OTRA AMIGA DE B, PERO MEH. Bueno, que sí, que me he follado a todas las amigas de la novia de mi amiga, pero eso qué más le dará a ella¿?

CONCLUSIÓN 3: menudas TETAS

CONCLUSIÓN 4: tetas.