El vuelo 9117

Ponga atención a lo que voy a contar.

Ocurrió una fría noche de Canarias.

No recuerdo muy bien yo muy bien por qué sucedió.

Solo recuerdo que estaba en un avión.

Entró una chica bajita pero vacilona, que poseía lo que todo el bar quería, un toque mágico pa la afición.

Tú eres un fiera porque entras partiendo la pana, invitando a la peña, invitando a canarias.

Se veía venir el marrón por lo menos desde mi posición.

BUENO, VALE, QUE SÍ. Ya paro.

Resulta que estoy yo en plan uuuh carnavales en Canarias qué divertido todo pero COMO TODO EN LA VIDA CHICOS, las cosas se acaban, y hay que volver a casa. A mí la verdad que es algo que me cuesta, suelo necesitar pedir noches extra en los hoteles porque me encariño en seguida con los sitios.

Pero bueno, el caso es que llego yo al aeropuerto, todo contenta y claro el aeropuerto de Tenerife está construido en medio del ojo de un huracán permanente, puede hacer muchísimo sol, todo muy agradable en todas partes que llegas allí y la oscuridad y el mal se ciernen sobre ti. Nubes, rayos, truenos y centellas.

Hacía un viento que flipas, todos los vuelos cancelados. No podíamos salir así que nos dicen que nos llevan al aeropuerto del sur para poder salir desde allí.

Yo para algunas cosas no mucho, pero para hacer MALETAS GIGANTES para dos días soy súper mujer. No solamente por tener que llevar mis dildos y mi arnés, ni por mi planchita para el  pelo, ni mis 30 zapatillas distintas para dos días, esta vez puse de excusa los disfraces, pero la verdad es que es desproporcionadísimo el equipaje que yo llevo cuando además el rato que no iba a estar disfrazada iba a estar en pelotas encima de alguien. Ok.

Entonces claro, yo había facturado mi maleta y teníamos que ir  a cogerla a la puuuuta cinta donde la gente se pone ANSIOSÍSIMA COLEGA, QUE ES UNA CINTA DE MIERDA, RELÁJATE.

Cojo mi maleta de 20kg y nos montamos en un bus camino al otro aeropuerto. Yo estaba ahí con mis auriculares escuchando musiquita y pensando en todas las guarradas que había hecho el finde y no reparé ni en quien se me sentaba al lado.

Llegamos al aeropuerto, cojo mi maleta de 20kg del autobús y vamos andando, la gente SÚPER NERVIOSA y yo a ver relajaros coño.

Yo entro hacia la zona de embarque con mi maleta de 20kg con mi arnés y mis dildos y todo eso y miro las pantallas. Se me acerca una chica muy guapa y me dice que si yo sé algo del vuelo y yo… nada, yo me voy a tomar una birra mientras lo anuncian. Una vieja gritándome que DÓNDE ESTÁ NUESTRO VUELO y yo “mire señora no tengo ni idea pero pueden calmarse un poquito, ya lo anunciarán me voy al bar”. Y la chica guapa me dice “pues yo me voy contigo” y yo “pues genial” y me dice “pues espérate que viene una amiga ahora y nos vamos las 3” y yo “pues genial” y la vieja “¿¿¿PERO DE DÓNDE SALE????” y yo SEÑORA CÁLMESE POR DIOS, QUE AHORA SALE.

La chica guapa era majísima y estamos ahí hablando,  yo apoyada en mi maleta de 20kg, llega su amiga, nos vamos las 4: la guapa, su amiga, mi maleta de 20kg  y yo al bar.

Nos tomamos unas cervezas mientras la señora se crujía el cuello sin despegar NI UN SOLO SEGUNDO la mirada de las pantallas.

La chica guapa me dice “pero si yo venía contigo en el bus no??” y yo ay mira, no sé, es que estoy muy en plan pasando de absolutamente todo hoy.

La amiga muy maja también y decidimos hacer acopio de birras para el vuelo, por aquello de los precios y porque yo soy una fan incondicional de la Dorada.

Pillamos nuestras birras y me dicen: “tía, y tu maleta gigante esa no es de cabina, no la has vuelto a facturar?” y yo “uy pues es verdad, no la he facturado” y ellas “pero cómo coño has pasado con ese MALETÓN?” y yo ni idea. Así que le dije a la chica guapa que sonriera al de la entrada para distraerle y poder ir hacia la pista con mi SÚPER MALETÓN GIGANTE PARA UN FINDE.

No había gusano de ese para embarcar así que crucé toda la pista con mi súper maleta de 20kg mientras íbamos descojonadas mis dos nuevas mejores amigas y yo. Y la gente me preguntaba “PERO CÓMO VAS A SUBIR AL AVIÓN CON ESA MALETA” Y YO A VER DEJADME EN PAZ.

Ni que fuera una cosa muy loca subir con tu maletón gigante andando por toda la pista y dársela a la azafata en plan “organízate”

Subí las escalerillas del avión con mi súper maleta gigante y le rogamos a la azafata que me la bajaran a la bodega y ella mirándonos con cara de “vaya 3”

Estábamos cada una en una punta del avión, pero eso no supuso ningún problema, porque justo mi asiento estaba AL FINAL al lado del baño así que en cuanto despegamos nos juntamos las 3 en mi asiento, bebiendo cerveza contándonos nuestra vida y haciendo el anormal. La gente del vuelo hasta los cojones de nosotras. Era todo muy gracioso y como muchísima casualidad porque habíamos estado en los mismos sitios durante el finde, luego lo de coincidir en el bus y todo eso, no sé y que eran de esta gente con la que conectas genial de inmediato.

Las azafatas cada vez que querían salir estaban hasta la polla porque estábamos nosotras en medio del pasillo y sentándonos las tres una encima de otra cada vez que pasaban y tuvimos que escondernos en el baño en un momento dado para que no nos dieran de hostias por gilipollas.

La liamos un poqui.

Entonces, yo quería pedir copas, pero había turbulencias, teníamos que estar cada una en nuestro asiento, así que empezamos a pasar las cosas a través de los pasajeros, que estaban bastante hasta el coño obviamente.

Creo que ha sido el vuelo más divertido de mi vida.

A mi lado, tenía un matrimonio rarísimo y la mujer empezó a hablarme en un idioma súper extraño de muy mala hostia, le dije en inglés que me parecía bastante de mala educación hablarme en un idioma que no entendía y ella se descojonaba. Puta loca, seguro que me echó una maldición gitana.

Al final, conseguimos llegar las 4, y mi maleta afortunadamente estaba dando vueltas en la cinta ELLA SOLA porque nosotras seguimos haciendo el anormal después de aterrizar. Así que me ahorré a la gente cateta ansiosa histérica esperando sus maletas de mierda que SEGURO que no pesan TANTÍSIMO como mi maleta cargada de dildos.

Nos dimos los teléfonos y nada, voy a pasarles ahora mismo el link de esta entrada, para que recuerden lo puto anormal que soy y a ver si quedamos pa unas cañas.

 

El vuelo estaba retrasado, pero más retrasadas éramos nosotras.