Empezando por el final

Y entonces, sucede: resurges renovada, como un ave fénix.

Te sientes bien.

Dentro de ti solo queda un estruendoso silencio.  

Has dejado atrás cualquier sentimiento. No sientes nada, se han callado los gritos del odio y la ira, el eco de la pena y la rabia.

No hay motivo para culparse. Tenías que arrancar todo ese daño acumulado dentro. Había que expulsar la bilis de la traición y el engaño.

Pero, sin saber cómo, has perdido el control de la situación, ahora el dolor tiene las riendas de todas tus acciones. Se ha adueñado de ti.

Quieres mantenerte indiferente, dejarlo pasar. Pero es una lucha interna muy fuerte entre razón y corazón. No es lo que te importe nada relacionado con esa persona, es tu derecho a defenderte. Encima, ¿después de todo? Solo faltaría. Únicamente quieres gritar “basta ya”

Experimentar la liberación te hace sentir muy bien, pero la huída se torna complicada entre más mentiras, palabras denigrantes e intentos de hacer daño: “te vas, pero haré lo posible para que no puedas estar bien”

Se ha caído la máscara. Ahora ves lo que es en realidad. Y piensas en ti, en cómo has permitido que te traten así, en cómo has dejado que alguien de esa calaña se haya reído así de ti y te haya convertido en una sombra de ti tanto tiempo.

¿Qué está pasando? Te enfadas mucho contigo, te han tomado el pelo de manera exorbitada. A ti.

Despiertas. Se acabó. Emprendes la huída. 

Con la espalda llena de sangre, te asestan la última estocada.

Sigues viendo cosas que no te gustan nada, sigues recibiendo golpes. Intentas salir, pero no puedes.

Cada día eres más infeliz, has dejado de ser tú, pero estás atrapada.

Recibes constantes puñaladas, pero siempre puedes justificarlas. Siempre hay una explicación para todo.

Te conformas con lo más nimio, te aferras a cualquier gesto asintótico a la recta del cariño. En otras circunstancias ese gesto sería lo cotidiano, lo normal, lo esperable, pero ahora es lo más valioso que tienes. Lo que necesitas para continuar.

Eres feliz con algo irreal, pero tú no lo ves. O mejor, no lo quieres ver.

Sabes que no es nada bueno, pero te engañas a ti misma.

Y entonces, sucede: te has enganchado a esa persona.

*Nota: este texto puede leerse en ambas direcciones, según hacia donde se estén encaminando tus pasos: ¿libertad o cautiverio?* (prueba a leerlo desde abajo hacia arriba)

**** Dedicado a ti, “A”. Mucho ánimo, campeona. Un abrazo fuerte de heavyweight ****

Anuncios

Trío y conversación sobre cubismo con Xuxa en un probador

He decidido inaugurar una nueva categoría en este blog de locadelcoño. Por si no teníamos suficiente con mis anécdotas de mierda de la vida real, voy a añadir las que mi cabeza genera en fase REM.

En ocasiones no distinguiréis los sueños de lo que me ocurre en la vida real, pero no os preocupéis, a mí también me pasa.

Yo hay muchas mañanas que me despierto y pienso: “¿anoche participé en una orgía con Mocedades?” y ya dudo. Me tomo el primer café del día escuchando “Eres tú” y “Tómame o déjame” para ver si mi cerebro tiene algún tipo de reacción. Algo que me transporte a ese momento donde yo me ponía encima de la gorda mientras el de la barbita me empezaba a… ¡¡¡ MIERDA !!!

Hoy me ha pasado eso, pero con Xuxa. De momento me he puesto el “Ilariê” y nada. Vamos bien.

Resulta que mi sueño empezaba conmigo queriendo vender mi iPhone porque es absolutamente inexplicable que yo no tenga el 6S aún, y eso mi subconsciente lo sabe. Pero esto no es lo importante ahora mismo.

De algún modo, yo acababa de fiesta con @catastroferica en un bar de bolleras enorme, que era como un centro comercial. De repente ella me decía “¡¡¡Hostia Jefa!!! ¡¡¡Mira!!!” señalaba muy sonriente y corría hacia una barra atestada de bolleras histéricas, pero yo no veía lo que había al otro lado. Me acercaba apartando bolleras a mi paso y veía a las camareras haciéndose fotos con una tía rubia enorme con buenas tetas y a @catastroferica medio encaramada, con una rodilla en la barra y rotulador en mano firmándole las tetas (sí, @catastroferica a ella) o pintándole algo, pero pintándole la camisa un poco por encima con rotulador negro (y la camisa era negra) (vamos, en mi cabeza @catastroferica es un poco rubia)

EL CASO es que me daba cuenta de que era Xuxa y me quedaba mirándola a los ojos. Yo estaba un poco en plan “meh, paso” hasta que da la vuelta a la barra, le dice algo a @catastroferica, me hace un gesto y las sigo hasta un probador que había en el bar.

Ellas llegaban antes que yo y me esperaban dentro. Las bolleras-fan nos habían seguido también y estaban ya situándose delante del probador.

El probador tenía una cortina de color amarillo y en naranja encima algún tipo de dibujo de animal (no sé si elefantitos o jirafas, algo así). Entonces, aparto la cortina y las veo restregarse de una manera muy… *** censura *** Pero tengo la imagen nítida, nítida ***omitiré las escenas porno que suceden ahora por respeto a Xuxa y a @catastroferica***

La cortina era un poco medio de ducha rara. Con la luz se veían las sombras de las bolleras fuera queriendo hacer fotos y gritando “¡están dentro tía, están dentro!”

Yo necesitaba una cerveza, así que salgo con el pelo BUFADÍSIMO y, al volver, aparta la cortina @catastroferica toda feliz y me pide fuego. Como yo no fumo, se lo da una de las bolleras fangirls de Xuxa que seguían al pie de la cortina de animalitos sin entrar (como si la cortina fuera blindada, sabes)

Me ofrece tabaco, acepto (en mis sueños fumo después de follar) y me dan un cigarro de un diámetro ridículo. En plan como súper finito. Así que les digo que me den más. Cojo como 5 o 6 cigarros a la vez y empiezo a fumar generando una humareda de tres pares de cojones dentro del probador.

Apoyada en la pared, y entre la niebla londinense que he formado con mis cigarros ridículos, veo a Xuxa sentada en el banquito del probador, con @catastroferica encima de ella rodeándola con sus brazos, enfrascadas en una conversación muy profunda sobre arte porque alguien, ya no sé quién, llevaba una camiseta que según la luz y no sé qué historias, cambiaban las formas geométricas y formaban diferentes obras cubistas conocidas.

Yo me acercaba a Xuxa, y de repente, al apartarse el humo, me daba cuenta de que era una gorda gigante asquerosa, y me piraba de nuevo al centro-comercial-bar.

Había más gente y pasaban más cosas, pero ya no recuerdo demasiados detalles.

De todos modos, voy a asegurarme de que no hay nada que indique que salí ayer. Solo por si acaso.

 

Feminidad hipertrofiada

De este tuit de @Xiani_PCh,  surgió un debate acerca de la relación entre la feminidad y las mujeres con cuerpos musculados, que acabó en una abarrotada multimención que no dejaba demasiado lugar para aportar argumentos.

Sabéis que no suelo hablar de nada “en serio” y que me limito a hacer el anormal, que se me da mucho mejor, pero hoy me he levantado filósofa intensita.

Recientemente, todos hemos podido ver un anuncio de televisión haciendo referencia a esas imposiciones sociales del tipo “azul para los niños, rosa para las niñas”. Vivimos en un mundo plagado de cánones y estereotipos. ¿La belleza comienza de una talla 38 para abajo? ¿Las niñas tienen que jugar con muñecas? ¿Es la mujer ejecutiva un peligro para la entidad por la posibilidad de quedarse embarazada? ¿Los chicos no lloran? Oh, vaya, acabo de abrir la Caja de Pandora de las preguntas feministas. Seguro que si repito estas dos preguntas frente a un espejo, se me aparece Simone de Beauvoir y me folla da dos hostias.

Pero vale, no me quiero ir por las ramas. Mujeres y músculos. Bonita combinación, para quien le guste. Tremenda abominación, para quien le repulse. No voy a entrar en los gustos estéticos de cada uno.

¿Qué es la feminidad? Dices mientras rapas tu cabeza azul. ¿Y tú me lo preguntas? Femenina, eres tú. (Sí, tú, la rapada que está levantando 100 kilos en press de banca con unos bíceps como rinocerontes).

Por cierto, estoy segura de que a Bécquer le encantaba el rosa.

No, en serio. No hace falta citar grandes autores ni exponer aquí grandes estudios, basta con irnos a la SÚPER WIKIPEDIA (antesdeayer conocida como Encarta)

Feminidad o femineidad es el conjunto de cualidades que encerradas en el estereotipo de mujer en una cultura particular. Es un concepto que alude a los valores, características y comportamientos tanto aprendidos, como a características específicamente biológicas. Su complemento es el concepto de masculinidad. El concepto de feminidad también se ha desarrollado como “ideal de feminidad” en el sentido de un patrón o modelo deseable de mujer.

Se entiende por feminidad un conjunto de atributos asociados al rol tradicional de la categoría mujer.

A lo largo de la historia, los cánones de belleza masculinos se han mantenido estables. El hombre, debido a cuestiones meramente biológicas, por naturaleza, es más fuerte que la mujer, morfológicamente, es más grande. Físicamente somos diferentes, por tanto, el hombre ha sido siempre el cazador, el guerrero, el luchador. La mujer era recolectora y se encargaba de criar a los niños. Los hombres siempre han sido musculosos y fuertes. Numerosas expresiones artísticas, esculturas romanas, pinturas, reflejan este concepto clásico y permanente de lo masculino.

Sin embargo, no pasa lo mismo con los cánones de belleza femeninos. Estos han variado a lo largo del tiempo. Antes, la mujer atractiva y deseada era la mujer gorda. Y ha fluctuado en cada cultura, pero el caso que ahora nos hallamos ante un modelo totalmente antagónico a ese.Vamos, que hay que estar delgada de cojones o al Stradivarius vas a entrar solo para bailar y ver si puedes pedirte un cubata.

¿Cómo? ¿Que me estoy yendo por los cerros de Úbeda? Que no, si hace mucho que no voy a Jaén. JAJA. PUES CIERRA EL PUTO NAVEGADOR. Es broma, no lo cierres 😦

A ver, cuento todo este rollete porque lo que quiero decir es todo esto no es la manifestación de una esencia interior, es algo social. Es una especie de búsqueda inconsciente de la aprobación al contemplarnos bajo el escrutinio de quienes se acogen a estos modelos. Y lo mismo pasa con “lo femenino” (música de suspense aquí, por favor)

Captura de pantalla 2014-10-22 a la(s) 11.29.25

Como decía, no valoro si un cuerpo bonito de mujer es necesariamente un cuerpo musculado, únicamente intento explicar que la feminidad es, a mi modo de ver, otra cosa muy distinta. Hay una gran diferencia entre tener un aspecto femenino y ser femenina. La feminidad es una actitud, es una manera de ser, son unas maneras, no un físico. En apariencia, puede que el look que has elegido hoy de traje de chaqueta de hombre y corbata y mocasines, no sea muy femenino, pero tú puedes ser femenina. Si no, ponedme a mí un tutú y unas zapatillas de bailarina, a ver si le damos una alegría a mi madre.

En mi periplo por los gimnasios del mundo (bueno, lo del mundo es una exageración para hacerme la interesante un poco) he conocido muchas chicas muy musculadas y son súper femeninas (tanto herosexuales como homosexuales)

Por ejemplo:  esta mujer puede ser femenina sin ninguna duda. ¿Que estéticamente no os gusta? Eso es otra historia.

SATURNO10

Los roles preestablecidos, o más bien aprendidos en los procesos de socialización y endoculturación, son actitudes que vamos aprendiendo y repitiendo. ¿Es un hombre depilado menos masculino? ¿Un hombre que vista de rosa pierde su masculinidad?

No redundo más en el tema, y ya me voy, que por intentar sintetizar todo lo que me pasa por la cabeza he mezclado tantas cosas que voy a ir a por un café antes de desmayarme.

f6666ff40cc7273337fa833831f736f2

Besitos cuquis y sonrisita para ellas, abrazos con palmada fuerte en la espalda para ellos.

Despegamos

Era cuestión de tiempo. Sabía que volvería a caer en las garras de la bollosfera.

Y aquí estoy, creando un blog con 23472984702987490 categorías que no sé si tendré tiempo de mantener. JA, ya estoy cayendo en los topicazos de la primera entrada, pero qué es una primera entrada sin su “espero escribir a menudo” sin su “aún no sé bien cómo va esto”, o ese toquecito de “poco a poco iré actualizando y dándole forma”.

En realidad, lo que pretendo es contar con un espacio donde poder compartir cositas variadas, y por qué no decirlo, tener otro medio para alegrar los días a muchas personas dar el coñazo y joderos la vida SIN LÍMITE DE CARACTERES.

Con esta entrada comienzo mi nueva era blogger. Deseadme suerte. O no.

En cualquier caso, aquí siempre vais a tener una cerveza bien fría y un buen par de tetas donde apoyar vuestras huecas cabecitas.