La pija que me enseñó que ser rica no lo es todo.

Hola, amigos.

O no tan amigos, que mira que cada vez que abro Curious Cat aprovecháis para desatar todo el odio que tenéis ahí después de leerme tol rato voluntariamente.

Odio fundamentado por supuesto en que no podéis soportar que sea coleccionista de arte y que tenga que madrugar para llevar el yate a la ITV de yates.

El yate, digo. UNO de mis yates.

PUES BIEN. Os consolaría saber que una vez conocí a una tía MÁS PIJA QUE YO.

Ya, ya sé que a priori puede parecer complicadísimo, pero sí.

Conocí a una chica que era de una clase social medio-alta. O alta, directamente, era una tía que tenía pasta. Bastante pijilla para lo que estoy yo acostumbrada.

El caso es que justo yo me estaba mudando y me acababan de dar las llaves del piso, todo por medio, y la chica cuando estamos tomando algo me dice “bueno, me vas a enseñar tu casa nueva o qué” y claro, yo pasé por alto todo el tema de las cajas, de que no había puesto ni sábanas, que estaba todo hecho un cisco y por supuestísimo que fuimos a mi casa nueva y follamos como dos auténticas zorras hambrientas entre cajas de mudanza.

La tía era pijísima y tenía un cochazo NARANJA.

Pues nada, todo ok.

Ahí se quedó la cosa.

Buen rollito, jaja, jiji. No, claro. No os lo creéis. Si no esta entrada DE QUÉ.

QUÉ COÑO HARÍA ESCRIBIENDO AHORA SI NO HUBIERA PASADO ALGO ABSOLUTAMENTE DEMENCIAL????

Ese día yo ignoraba la fiesta de la locacoñez a la que asistiría como invitada VIP días después.

Pero remontémonos a mis días de colegio. MARAVILLOSOS. Yo con mi moto, fumando con 16 años para darme un súper hostión con la mano abierta, etc.

Yo ahí tenía una amiga que era amiga amiga, de esas amigas que somos guays todas pero luego nos apuñalamos en cuanto tenemos la más mínima, minimísima oportunidad? Pues así. Y ella tenía un apartamento en la playa. Y yo me fui con 16 años una semana con ella allí.

Allí me presentó a sus amigas y claro, yo tendría 16 años, pero el coño ya me funcionaba perfectamente, y el radar lésbico ni os cuento, y había una tía de Madrid que yo pensé “uy esta es bollera” pero nada, sin más, salíamos “de fiesta”, hacíamos el gilipollas en la piscina y en la playa, y yasta.

El año siguiente yo conocí a una chica en Madrid.

Salí del armario con mis amigas.

Mis amigas hiper pijas que fue como… “VALE NO TE PREOCUPES”

Y por detrás “UFFFFFFFFFF PERO BUENO!!!!! K ASCO!!!!!”

Que ni me hablan ahora por eso.

Y ellas están puto amargadas y con cara de viejunas que no hay ácido hialurónico en el mundo CON Q10 que lo arregle ahora con 30 con sus putos mismos novios de 15 años.

Un saludo si me leen.

En fin, el caso es que MI AMIGA, cuando yo estoy contándoles que estoy yendo a Madrid a ver a una chica y que me estoy liando con ella y eso me preguntan que a qué instituto va.

¿Adivináis?

EXACTO.

AL MISMO QUE LA CHICA DE LA PLAYA.

¿¿¿Cómo???

No puede ser TANTA CASUALIDAD.

¿Que no? Madre mía. Os digo yo a vosotros que sí.

Y mi amiga “ostras te acuerdas de mi amiga XXXXX de la playa?????? PUES ELLA ESTUDIA AHÍ”

Y yo hombre claro que me acuerdo (la bollera)

Pues le pregunté yo a mi chica y ESTABAN EN LA PUTA MISMA CLASE. Porque mi chica era un poco lerda y había repetido curso.

Mi colega y yo nos descojonábamos con la PUTA CASUALIDAD.

Pues bueno, como mi colega se lo contó a la de la playa, la de la playa ya sabía que yo era bollera, y tardo PERO NI CINCO MINUTOS en pedirle mi teléfono y hablar conmigo.

Tíííííííiíííía me encantaría volver a verteeeeeeeee.

Y yo quedé con ella.

Y bueno si con 16 era aparentemente bollera, lo que me encontré fue el SÚMMUM DEL BOLLERISMO.

Era una furgoneta de Boyaca.

Madre mía.

Pues nada, por supuesto que se intentó liar conmigo pero yo no quería y buen rollito pero hasta ahí.

Bien.

Hecho este paréntesis, volvamos a la pija que me follé entre cajas de mudanza.

Esa chica estaba bastante rayada por la ex, o no sé qué historias, y a mí me contaba todas sus rayadas, pero bueno luego me comía el coño así que todo ok.

Una noche viene a mi casa, en plan un día entre semana, nos liamos y seguidamente me dice que “no quiere seguir conmigo”

Y yo “pero si no estamos de nada”

Y ella “ya ya pero QUE NO QUIERO SEGUIR CONTIGO”

Y yo pues… ok.

Y ella “MAÑANA TE TRAIGO TUS COSAS”

Y yo… pero si no tienes nada mío xD

Y ella “sí sí…tengo un libro”

Y ERA VERDAD. Tenía un libro mío porque mira, ahí todavía a mí me faltaban palos en la vida y aprender que NO SE PRESTAN LIBROS.

NUNCA.

JAMÁS.

PORQUE LA GENTE ES PUTO SUBNORMAL Y NO LOS DEVUELVE.

Un saludo a todas las putas retrasadas que tienen libros míos.

Pero libros que tenía con dedicatorias y todo, eh.

En fin.

Qué puto asco me dais, malditas ratas miserables.

Bueno.

El caso es que no recuerdo qué libro era, pero cuando ella vino a devolvérmelo al día siguiente, yo estaba con una chica con la que follaba habitualmente. Follando, claro.

No sé, yo era joven.

Y me levanto porque reventaba el timbre y la puerta de mi apartamento. Le abro en bragas y camiseta y ella “por qué me abres así” y yo pues mira, porque estaba en la cama descansando y tal.

Me da el libro, entra, y yo “vale ok adiós” y ella “no me invitas a una cerveza?”

Y yo mira… no, porque…

En ese momento sale la chica de la habitación a coger agua.

Se me queda mirando.

Me dice “mira, MUY BIEN”

Y yo… PERO SI ME HAS “DEJADO” TÚ AYER.

La piba se pone todo gilipollas y se pira.

Ahí se queda la cosa.

Al cabo de los días, pues digamos 2-3 semanas, yo todos los fines de semana salía por ahí y antes hacíamos la “previa” en mi casa con mis amigas. Y eso a la pija le encantaba.

Las fiestas en mi casa es que siempre dan para mucho.

Ese día, había venido la bollera de la playa amiga de la de mi clase del colegio de cuando tenía 16, y estábamos con mil gilipolleces.

Me llama la pija.

“Me quiero ir contigo de fiesta, pero como amigas”

Y yo vale, pues vente.

Se viene.

Y ve a la bollera de la playa. Y dice “coño, esta tía es amiga de unas putas tiradas que conocí amigas de mi ex”

Y la bollera de la playa en plan “hostia esta es una puta pija amiga de mi colega”

Y yo… PERO POR QUÉ SE CONOCEN TODAS.

Todas las clases sociales unidas.

Y la pija toda la noche en plan “tú qué tienes con X” (la bollera de la playa)

Y yo “nada, es colega”

Y ella “pues te está entrando”

Y yo PERO VAMOS A VER A TI QUÉ MÁS TE DA.

PUES QUE NO TE PEGA NADA ESTAR CON ESTA TÍA.

Y yo PERO TÚ QUÉ COÑO SABRÁS LO QUE ME PEGA Y LO QUE NO TRONCA.

Pues se cabrea.

Se pira.

Vuelve al cabo de una hora o así al bar.

Que te echo de menos.

Y yo… madremía.

Yo la verdad que sí estaba tonteando un poco con la bollera de la playa, pero la pija estaba indignadísima porque yo le comiera la boca a alguien que no colecciona arte así que pululaba a mi alrededor marcando territorio pero COMO AMIGAS CLARO EH.

Llegado un punto de la noche yo la verdad estaba cansada. No me apetecía nada lo de la bollera de la playa, estaba cansada de que me meara la pija, estaba cansada en general.

Así que me piro.

Voy a coger un taxi.

Cuando me monto en el taxi y le doy mi dirección, de repente, se abre la puerta violentamente.

Es la pija.

Dice “Puedo irme contigo?”

Y le digo “No”

Y ella “Por favor, no tengo dónde dormir”

Y yo… “Sube”

El trayecto en el taxi fue TENSO como él solo.

Los primeros 5 minutos.

Después me empieza a coger la manita.

Y yo riéndome en plan “pero tía, qué es lo que quieres”

Y ella “no, nada”

Y yo bueno te quedas a dormir pero COMO AMIGAS.

Y ella “sí sí”

Cuando llegamos a mi casa me dice “joder ni me dices nada de tomar un fresquito* ni nada” (* mi manera de llamar a los cubatas)

Y yo pues no, yo me voy a la cama, ahí tienes el sofá.

Y ella “tía no seas borde, joer”

Y yo pero qué COJONES QUIERES.

Total, como la verdad me la sudaba bastante, al final pongo musiquita y un par de copas.

Y ella “joder, es que me da la vida esto”

Y yo pues eres tú la que no lo quiere.

Y me cuenta la rayada con su ex OTRA VEZ.

Y yo AY MIRA, EH.

Voy al baño.

Cuando vuelvo, tenía que pasar en el sofá por delante de ella para volver a sentarme.

Y cuando paso me coge el brazo.

Y me tira hacia ella.

Me siento encima de ella y yo “pero qué te pasa”

Y ella “es que me encantas”

Ya, ya, puta loca de manual, pero mis bragas no tienen manuales de psiquiatría y lo que hacen es inundarse a la mínima idiotez.

Una vez más, mi coño se adueñó de mi razón y le empecé a comer la boca.

Ojalá una Civil War entre mi cerebro y mi coño.

Nos liamos mazo en plan bastante cerdo y por la mañana me suelta (pero tal cual) “TE VOY A DENUNCIAR”

Pero todo seria.

Y yo jajajajaja

Y ella vistiéndose “TE VOY A DENUNCIAR ME VOY AHORA MISMO A DENUNCIARTE”

Y yo ??

“QUE MI PADRE ES ABOGADO BALBABLBLALBLABLALBLBAL DENUNCIA BALBLABLALBALBLABL”

Y yo pero qué cojones dices?¿

“Que has abusado de mí”

Y yo ¿?¿?¿?

Pues bueno, hasta aquí puedo contar por razones de seguridad personal.

El caso es que la piba estaba piradísima, pero piradísima.

Y la bollera tirada de la playa me dijo “VES COMO LAS PIJAS NO SON MEJORES”

Y qué razón tenía.

Qué razón.

Nunca os fiéis de nadie… aunque coleccione arte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s