Surf, cerveza y rock n’ roll (CAPÍTULO 2)

Siempre me traiciona la razón y me domina el corazón, no sé luchar contra el amor.

Eso podría formar parte de la banda sonora de mi vida.

Hallándome inmersa en estas profundas cavilaciones aparece la choni con sus amigos. Se me acercan como una banda de niggas cuando estás invadiendo su cancha de basket de su barrio de Oklahoma.

“Tía, has venido!!!”

En ese momento viene el yonki del aparcamiento con el camarero a traerme otra caña, la otra camarera diciéndome “luego te vienes a XXX???”

Yo estaba muy ocupada con mis nuevos mejores amigos. Y la choni descojonada en plan “tú no pierdes el tiempo en hacer colegas eh”

Y yo “pues la verdad que no, en menos de media hora me han intentado tangar, me he hecho colega de la camarera y me han invitado a 2 cervezas”

Y ella “tía ten cuidado con el del aparcamiento”

Y yo… “TARDE, WAPA”

Total, que se presentan todos los amigos, me presenta al novio, y claro: SUCEDE LO INESPERADÍSIMO (nótese la ironía)

Yo me hago súper coleguita del novio y pasa lo de siempre: que no existe pareja hetero en todo el globo terráqueo que no me haya propuesto un trío. No sé por qué provoco eso, pero lo provoco.

La choni ya me caía mejor, pero vamos, me estaban agobiando un poco.

Ya estaba integradísima en el grupo de amigos de la choni, invitando cada uno a una ronda, muy buen rollo con todos. Entonces le toca a un amigo pagar esa ronda y le acompaño a la barra a pedir para ayudarle a llevar las copas.

Estamos hablando mientras nos atienden, diciendo gilipolleces, descojonados, y me dice que no se ha reído más en su puta vida que conmigo, que qué guay que esté ahí y tal (vamos, que me la quería meter) pero nada, un rollo muy guay.

Llevamos todas las copas a sus colegas y seguimos allí hablando más.

Mientras, empezaban a encender las hogueras de San Juan, donde yo debería lanzar mis bragas para purificarlas.

La noche avanzaba, la choni y el novio intentando llevarme a otra zona para liarnos, yo pasando mazo, el yonki del aparcamiento por ahí pasadísimo, un cuadro todo.

Así que me voy con su amigo el guapo por ahí a otro chiringuito de la playa que estaba cerca.

No me dejó pagar nada, me presentó a un montón de gente, nos lo pasamos genial. Y él diciendo “has venido a dar con la CREM DE LA CREM”  y yo “sí sí wapo”

Acabamos saltando hogueras sin pantalones, rodando por la arena, todo el pelo lleno de arena, las bragas llenas de arena… pero muy divertido.

Entonces el pibe me cuenta que es arquitecto, o no sé qué, y que ha hecho unos apartamentos que tiene mazo de apartamentos que si quiero que nos vamos allí y puedo dormir en uno y al día siguiente volver a mi hotel.

Y yo “mira no, no pico, que no me quiero acostar contigo, que soy bollera, y tal”

El pibe insistía, así que cogí y me piré porque lo vi muy ansias.

Lo siguiente que recuerdo es despertarme en mi coche en el pinar del aparcamiento.

Cuando abro los ojos estoy en mi coche y el “parking”, que era un pinar, estaba cerrado hasta las 12 que abrían de nuevo el chiringuito ese.

Atrapada en un pinar. Estupendo.

Me hacía muchísimo pis y tuve que ir a hacer pis por medio del pinar llena de arena, sin sujetador y con la camiseta apestando a humo.

En el pinar solo estaba mi coche y ya llegó un tío a abrir las puertas y se me quedó mirando como “madremía bonita, te metiste una buena fiesta anoche”

Yo pensando que para qué pagaré hoteles si luego duermo en pinares.

Pude salir de allí y me fui a desayunar a un bar a ver si me daban un café como el que beben los Sims y me espabilaba.

Mientras estoy hundiendo la cabeza en un tanque de café solo, me escriben mis surfcolegas que ya hay viento, que ya podemos hacer surf, y yo con toda mi resaca que no había barreños de colágeno con Q10 con ácido hialurónico suficientes para disimular mi cara post fiesta.

Pero mira, hemos venido a jugar.

Al menos el agua del mar fresquita me ayudó a despertarme y quitarme el olor a humo del pelo.

Por la tarde-noche llegué a mi habitación, me di una ducha y me vestí en plan sin arreglarme ni nada, rollo surferito cómodo porque mi intención era cenar algo y dormir en mi cama CELESTIAL, que estaba reventada de la noche anterior.

Me fui otra vez al bar del hotel, el camarero en plan “TE ECHAMOS DE MENOS AYER!!! Qué silencio había aquí!!!” riéndose y nada, estuve cenando y cuando se vació un poco el local me fui a la barra con el camarero y estuve contándole mi aventura del día anterior, el camarero poniéndose copas él y comiendo palomitas mientras me escuchaba descojonándose. En ese momento llegan 3 tíos y se ponen a pedir algo en la barra a mi lado.

Y uno me dice “ah, tú vas a la Escuela XXX, no??”

Y yo… sí.

Y me dice “na, que te hemos visto estos días, pero tú haces kite, no?”

Y yo… nono, yo surf y windsurf.

Entonces yo les cuento cómo yo había empezado a hacer kite años atrás pero un colega se desmembró un brazo con la quilla de la tabla de otro tío que saltó por encima sin control de la cometa.

Y ese día dejé el kite.

En realidad es mala suerte y una putada, porque realmente tú cuando ves las cometas desde fuera, a lo lejos, parece que estamos muy juntos, pero luego en el agua hay bastante espacio generalmente para navegar.

Bueno. Los tíos eran un malagueño, un ruso y un inglés. Que parecía un chiste de “un malagueño, un ruso y un inglés entran en un bar”

Nos quedamos los 4 ahí de copeo en el bar ya vacío con los camareros, y empezamos a proponer irnos por ahí de fiesta todos, pero el ruso y el inglés estaban cansados así que se quedaron en el hotel.

El malagueño y yo nos vamos por ahí de fiesta y en uno de los bares me dice “pero una cosa, a ti los tíos no te gustan, ¿no?”

Y yo… madremía qué chico más observador.

Pero muy buen rollo con él, muy agradable y muy divertido.

Nos cambiamos de bar y cuando vamos a la barra hay una chica sola a nuestro lado, nosotros diciendo mil gilipolleces riéndonos y ella se empieza a reír escuchándonos y se pone a hablar con nosotros. Era italiana (ni idea de qué me pasa con Italia últimamente) y nos cuenta que todos sus amigos se han ido a dormir pero que ella quería fiesta, así que había decidido salir sola, y yo “tía SOMOS HERMANAS”

Bueno, el malagueño me dice que la piba está muy buena y que se la quiere tirar (a todo esto yo vestida con una camiseta de surf, unos pantalones normales y en chanclas con el pelo recogido sin arreglar, UN CUADRO)

Salimos del bar y la italiana me coge por la cintura y me pega a ella mientras andamos. El malagueño con las orejas hacia atrás como los gatos en plan “no puede ser que justo me toquen las dos bolleras a mí esta noche”

Todas las olas que no había habido el día anterior en el mar estaban en ese momento en mis bragas.

Ya llegamos a un sitio más grande en plan discoteca, y les digo “voy a ir al baño, id pidiendo las copas” y les doy mi ticket de la entrada y me voy a los baños, que estaban al lado. O sea, desde la barra podías ver la cola de tres pares de cojones que daba la vuelta a la esquina del baño de tías.

Cuando ya la siguiente voy a ser yo veo que hay dos tías sujetando la puerta muy concentradas y les digo “qué pasa?” y me dicen que el pestillo no va y que la puerta “se cae” y yo “pero cómo se va a caer” y ellas “que sí que sí, que está que hay que tener cuidado”

Y yo pensando “qué exagerás”

Y me dicen “estás sola? si quieres te sujetamos la puerta”

Y yo… vamos a ver que voy a hacer pis 30 segundos, no voy a tocar la puerta para nada, si la gente la deja quieta pues yasta.

Y ellas “bueno, como quieras”

Cuando sale la amiga de las chicas estas entro yo, cierro despacito la puerta para que “no se caiga” y la dejo colocada sin pestillo pero bastante bien cerrada.

Estoy ahí haciendo pis y DE REPENTE empujan fuerte la puerta, se descuelga efectivamente, da un golpe contra la pared, y yo de cuclillas con las bragas en las rodillas mirando a la gente en la puerta gritando “EEEEEEHHH!!!!”

Era la italiana.

Coge la puerta la coloca otra vez en plan “tranquilas”

Y yo pensando “¡pero bueno!”

Se queda mirándome terminar de hacer pis apoyada en la puerta descolgante.

Yo me subo los pantalones y mientras me los abrocho le digo “qué haces, que estás loquísima”

Ella se ríe, me coge y me empieza a comer la boca.

Yo metiéndole mano, la gente gritando fuera. Nosotras apoyadas en la puerta para que no la descolgaran otra vez.

Cuando salimos, está el malagueño en la barra con las 3 copas aguadas y mirándome con los ojos entrecerrados en plan “qué ha pasado ahí dentro, zorra”

Y yo “uuuf qué cisco con la puerta eh…”

“Uy voy a pedir otra copa que esta se ha quedado aguada”

Y la italiana en plan “sí, yo también, pide dos nuevas” y abrazándome por detrás diciéndome gilipolleces.

Y el chico, cómo no, viene y me dice: OYE PUES PROPONLE UN TRÍO.

Ay mira eh, LA OBSESIÓN.

 

Por la mañana, me acerco a recepción a contarle a la recepcionista la historia de los días que llevo sin dormir, y a que me de una noche más, porque ese día no me iba a ir. Mi clásico BONUS TRACK de habitaciones de hotel.

Y por supuesto mi clásico destrozarlas, como buena estrella del rock que soy.

La recepcionista, la que se perdía en la feria cuando se separaba de su hermana, escuchaba atentamente mi resumen de la que estaba liando por todas partes y me dice que guay, que me da otra habitación sin problema pero que tiene que ser otra porque en la que yo estoy hay una reserva para ese día. Y yo PERO ES MI HABITACIÓN.

Así, abatida por tener que mudarme, empecé a sacar mis cosas de la habitación. Los alemanes con los que jugaba al rugby en el césped me ven sacando mis cosas y me dicen “te vas???” y yo… “no, me voy a otra habitación en la otra parte” y me ayudaron a llevar todo.

Los alemanes fueron por la noche con el balón de rugby y una botella de ron para despedirnos y yo estaba a punto de morir del cansancio, pero accedí a tomar algo con ellos y acabé durmiéndome en las camas balinesas de la zona del bar del hotel abrazada al balón de rugby.

Total, que en mi viaje para hacer surf, hice de todo menos hacer surf.

Pero y lo bien que me lo pasé y la de vidas que inundé de locacoñez qué, eh.

Pero vamos, que tampoco fue pa tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s