Los viajes de Gulliver, la amiga-madre y el mariconeo.

Os voy a hacer un regalo de Reyes: ESCRIBIR otro pasaje de mi jodidamente desgraciada historia.

Como ya no soy una afamada tuitera no puedo hacer encuestas de “¿¿¿QUÉ ENTRADA QUERÉIS QUE ESCRIBA???” y daros la oportunidad de elegir qué mierda queréis leer pero total, qué más da, si nunca les  hacía ni puto caso, conforme ponía la encuesta venía inmediatamente aquí a escribir lo que me salía del coño.  Y es una auténtica pena no poder tener en cuenta vuestras siempre sabias, considerables y respetables opiniones 🙂

Ya paro de tachar, que es muy de blogger de 2007.

Tenía yo una “amiga” (no amiiiiiga*, no, amiga y ya) (que dejó de serlo en parte gracias a esta historia y la verdad que mejor, todo sea dicho) que era un poco interesadilla (OH, VAYA, no puede ser. ¿Gente interesada acercándose a mí? EN LA VIDA. Ok)

*referencia que poca gente entenderá, pero es muy graciosa.

Ella era de Madrid, pero ese año se fue a vivir fuera de España, y bueno, un día me dice que va a venir unos días con su familia, que “tiene MUCHÍSIMAS ganas de verme, PERO que por qué no nos vamos a pasar un finde a otraciudadespañola” (porque ella estudió allí y quería quedar con sus amigos de allí, y lo más importante: arreglar las cosas con su ex que era de allí)

Y yo, ah, pues genial.

Entonces viene lo de siempre. Sus célebres frases: “AY TÍA PUES GUAY, VAMOS EN TU COCHE” y “AH, Y TÍA YO NO TENGO PERO NI UN PAVO PARA ESTAR ALLÍ, PERO NADA, CERO”

Esta tía estaba acostumbrada a hacer conmigo la de “uy, se me ha olvidado la cartera en casa” “tía, me dejas 50 pavos TE JURO QUE EL MES QUE VIENE TE LOS DOY” (por supuesto el mes siguiente lo único que yo percibía era el sonido de 50 grillos cantando) e incluso de pagarle facturas del móvil, y mil movidas. De pedirle pasta hasta a mi novia conociéndola de un par de meses. En fin. (CLARO PORQUE COMO SOY RICA, EH) (NO, NO SOY RICA, SOY GILIPOLLAS QUE ES DISTINTO, PERO BUENO)

Ah, pues entonces ya no tan genial. Quiero decir, no pasa nada, pero sí pasa. Porque ya ves las cosas por dónde van, fueron muchos años así y estaba hasta los cojones, por no decir que evidentemente esta persona por mí no hizo nada nunca, pero ni a nivel “material”, de no invitarme en años a NI UNA CAÑA, ni un café, ni nada, pero tampoco es que estuviera a mi lado en plan amistad máxima. Era colega, nada más que salir de copas vaya. Un puto imán tengo.

A ver si lo he entendido: montas tú TU plan, yo te lo pago, yo te llevo, ¿algo más? ¿le como la polla a tu exnovio por ti? ¿O ya eso sí lo haces tú? Es que flipo.

Total, que le digo que bueno, que a mí ir en mi coche me la suda, no hay problema y a mí me apetecía ir de finde allí, pero que no voy a pagarle el viaje ni el hotel ni pollas.

Se cabrea. Encima.

(Alucinante xD)

Al día siguiente me viene con las orejas gachas y me dice que ha conseguido algo de pasta que le han dejado y que bueno, que no hace falta hotel, que nos podemos quedar en casa de unos amigos sin problema, y tal. Que ella se paga sus cosas, que lo único mi coche.

Y yo bueno, ok, pues vámonos el finde.

Viernes. 14:00h.

Llegamos a casa de sus amigos maricas, porque ella era súper mariliendres. Vivían 3 en un piso enorme, y otra chica que era otra mariliendres de la vida, y muy majos. Nos habían dejado una de las habitaciones para nosotras, todo cuquis, todo muy bien.

Esa noche, ella había quedado con su ex para cenar y hablar, y tal. Pero claro, yo estaba allí, y ella insistía en que íbamos a cenar los tres, que así yo quitaba la “tensión” del reencuentro, y yo pensando “tensión tendrán las cuerdas del violín que voy a tocaros, zorra” Pero bueno.

Total, que antes de la cena quedamos con otro amigo suyo maricón que me cayó muy bien, y yo a él, de esto de muy buen rollo y flechazo marica-bollera desde el principio.

Estuvimos ahí de rutilla de bares, súper bien, y llega un momento en el que estamos sentados en una terraza los 3.

Yo estaba sentada mirando al inicio de la calle y veo bajar a una piba. Mi radar bollo se puso a pitar como una sirena de buque amarrando a puerto.

Conforme la chica se iba acercando  hacia donde estábamos me miraba con una cara que parecía indicar que yo también había hecho saltar su radar bollo y que le estaba pitando como la alarma de emergencia de un parque de bomberos un día de verano con un incendio forestal de miles de hectáreas.

Nos miramos como dos bolleras alfa se miran cuando una de ellas ha invadido su territorio y no sabes quién es ni de dónde ha salido.

Menuda mirada de mala hostia nos dedicamos, madre mía. Nos faltó gruñir.

Total, que esta es que venía directa a hablar con el marica, que se ve que  le había dicho que estábamos allí y tal, entonces le saluda, empieza a decirle que ha quedado con nosequién y tal y cual, y sus movidas, yo sigo hablando con mi amiga mientras, sin dejarnos de mirar la bollera y yo por el rabillo del ojo en plan “te voy a dejar vivir esta vez, pero te observo, zorra”

La bollera se va.

Nos quedamos los 3 de nuevo, pero al poco rato ya nos vamos a ir nosotras al restaurante donde teníamos mesa para que mi amiga quedara con su ex y yo sujetara un candelabro de 183 velas con una mano, y con la otra tocara un violonchelo.

Entonces yo le digo al marica que me adopte esa noche, que no quiero estar con ellos yo sola, que es mu rara la situación, y el marica encantado, se lo decimos a mi amiga y empieza ella: “pero a ver qué vas a hacer eh, que tía, vuelve pronto a casa porque claro, tienes que llamar para que te abramos, y nos vas a despertar a todos, y no es plan, quedamos a una hora y volvemos juntas, y además tía qué…” y yo A VER, CÁLMATE UN POQUITO, COJONES.

Y ella al maricón “CUÍDAMELA EH, CUÍDAMELA” (claro, porque si yo moría ella iba a tener que gastarse dinero en un tren)

El maricón que tenía como 4 o 5 años menos que yo encima, INSULTANTE PARA UNA LEYENDA VIVA DE LA NOCHE BOLLO ESPAÑOLA COMO YO.

Bueno, pues yo ya una vez libre del yugo del heteropatriarcado más dulzón y cargante me voy a hacer lo que más me gusta: mariconear.

Yo pensaba que íbamos con maricones pero AH, NO. ¿Con quién quedamos? CON LA BOLLERA DE LAS MIRADAS CHUNGAS DE ANTES.

Nos miramos unos segundos con los ojos entrecerrados, el sistema cyborg lésbico integrado en nuestra retina de bolleras pasó el escáner, y na, muy buen rollito en seguida, era muy maja y no era la típica bollera que me da grima.

Es más, era MUY mi tipo, pero yo no estaba para nada en ese rollo de querer ligar ni nada, ni me lo planteaba, estaba muy tranquila en ese sentido. Soy bastante pasota para esas cosas siempre realmente.

Estuvimos de tapeo y nos fuimos a tomar una copa.

Sábado, 1:30h.

Me llama mi amiga: “¿Por qué no me contestas los mensajes de WhatsApp, dónde estás? Venga, vámonos a casa” Y yo: pero que te vayas tú, que yo me voy a quedar. “¿Pero con quién estas?”

Le paso al maricón y el maricón: “déjala tranquila coño, que es temprano, que nos lo estamos pasando bien” Y le colgó.

150.000 llamadas perdidas y me quedo corta. Pero petándome el móvil a llamadas y guasaps y de todo.

Yo ya lo guardé en el bolso y seguí con estos. Nos lo pasamos súper bien, había como con mucha conexión, como si fueran colegas de toda la vida, muy cómodo, muchas risas, genial.

Cuando chaparon todo nos fuimos a un after, y fue ya el remate final.

Sábado ¿8:30-9?h.

Estos ya morían de sueño, y decidimos retirarnos, pero claro, yo llevaba un pedo considerable, y no tenía ningún sentido de la orientación para ir a casa de esa gente. Más que sentido de la orientación es que no recordaba ni la dirección, la voy a mirar en el teléfono que la tenía apuntada y no tenía batería. La zorra de mi colega me lo habría fundido a llamadas. Total, que vuelvo a entrar al after y pido un cargador y le cuento al camarero la historia un poco. El pavo se descojona, me invita a una copa, se pone él una y como ya iban a chapar me dice que tienen uno en casa y yo “MENUDO TRUCO MÁS VIEJO Y VIL”

Estaba allí su grupo de amigos y con otras dos chicas nos fuimos a casa del camarero.

Bueno, yo puse el móvil a cargar y continuamos la fiesta en una casa que estaba bastante guay, con su diminuta piscinita y todo.

Sábado 13:00h.

Yo me acuerdo de que había ido a esa casa solamente para cargar el móvil UN POQUITO. Lo justo para ver la dirección, o llamar y volver a casa.

Cuando miré la pantalla de mi móvil comprendí que el infinito existe como algo material. El infinito era justo lo que tenía delante: las llamadas de mi amiga.

Entonces la llamo.

“¡¡¡¡¡¡¡DÓNDE COJONES ESTÁS QUE ESTOY PREOCUPADÍSIMA!!!!!”

“¡¡¡¡HE LLAMADO AL MARICÓN Y DICE QUE TE DEJÓ A LAS 8:30 Y QUE TE VENÍAS PARA CASA!!!!”

Y yo: a ver, pero tranquilízate.

Y ella: PERO ERES GILIPOLLAS QUE DÓNDE COÑO ESTÁS Y CON QUIÉN.

Y yo: pues mira, no sé responderte a ninguna de esas dos cuestiones.

Ella todo agobiada, histérica, y yo: “tranquila, envíame la ubicación y voy”

Y ella: “ya está”

Y yo: “bueno, mejor escribe la dirección porque no puedo interpretar los mapas ahora, mejor cojo un taxi y le doy la dirección”

Y ella: ¿¿¿Pero y esa música y todo ese ruido de fond*cuelgo*

Sábado, 14:00h.

Yo me acuerdo de que mi amiga hace un rato me ha enviado la ubicación y me ha puesto la calle 30 veces para que vaya a casa.

Vuelvo a mirar el móvil que seguía enchufado en un baño y tenía otras 30 llamadas.

La llamo: “pero tía, ¿qué pasa?”

Y ella: PERO CÓMO QUE QUÉ PASA, QUE DÓNDE ESTÁS, CON QUIÉN ESTÁS, QUE VENGAS. Mira, salgo para el centro y vamos a comer. Ve saliendo YA hacia XXXXXXX.

Y yo: vale

Y ella: EN MEDIA HORA ALLÍ, EH.

Y yo: sísí, ya salgo. Saliendo estoy.

Sábado, 15:00h.

Yo me acuerdo de que mi amiga me ha dicho que vaya a ese sitio porque vamos a ir a comer.

Total, que ahí ya lo que hice fue salir echando leches.

Me despido de esa gente y me piro.

Yo normalmente, a pesar de ser rubia, tengo un sentido de la orientación bastante aceptable, el problema llega cuando llevas 24h despierta y habiéndote bebido hasta el agua de los floreros. Y de las piscinas pequeñas de casas de gente random.

Di la vuelta yo creo a las mismas calles 7 veces, ya al menos tenía batería y a mi amiga la podía llamar para contarle que iba andando hacia allá. (En círculos, pero andando)

Cuando llegué al sitio quise coger un taxi para ir a ese mismo sitio, pero como ya estaba allí, mi amiga me gritó todo histérica desde la otra acera (menos mal, porque el taxista pensaba que le estaba vacilando)

Yo me sentí victoriosa, entrando triunfante a esa plaza como Genghis Khan tras conquistar un nuevo territorio. Quizás me identifiqué mucho con él no tanto por lo conquistadora, sino por lo mongola. Ok.

El broncón monumental que me cayó, QUE NI MIS NOVIAS NI MI MADRE. Ella histérica y yo: “a ver bonita, tranquilízate, que no pasa nada, qué más te da a ti cojones lo que yo haga o deje de hacer… mira el lado bueno, mejor, no he molestado a nadie en esa casa y tú has dormido tranquila”

Y ella “PERO SI ESTOY ATACÁ TODA LA NOCHE SIN SABER DÓNDE ESTÁS, y tú…¿pero no has dormido?” y yo “dormir es de maricones y vagos”

Y ella “jo, es que estaba preocupada, porque no sé, irte sola y blablabla”

Y yo joder, parece mentira que no me conozcas colega. Si esto ha sido light.

Yisascraist, qué complejo de madre, la colega.

Total, que nos fuimos a comer, y después fuimos a tomar café a un pub en el que era camarero uno de los maricones que habitaba en la casa. (Qué GH ha sonado eso) (O qué de espíritu maligno de Cuarto Milenio) (por qué hago estos comentarios de mierda?)

Sábado, 16:30h

El maricón camarero: “ya me ha dicho el otro maricón que os lo pasasteis genial, pero esta mujer estaba toda preocupada” y mi amiga “ES QUE JODER, LA MADRE QUE TE PARIÓ” y el maricón “pero si ya te hemos dicho que no pasaba na, que no es tu hija de 15 años”

Total que estoy ahí contándoles las anecdotazas de la noche, y de mi final en la casa esa, y guay.

Y ya mi amiga con complejo de madre “bueno venga vamos a casa y duermes un rato”

Y yo QUE NO PIENSO DORMIRRRRRR

Al final volvimos a casa pero porque yo me quería duchar.

Sábado, 18:00h.

Me di una ducha, me lavé los dientes y en ese momento me sentí TAN BIEN que no podía desperdiciar esa sensación durmiendo.

Justo además jugaba el Madrid de baloncesto, o algo así y no había nadie en casa, solo mi colega y yo. Ellos tenían un salón un poco más grande y luego una “mini salita” con un sofá ultra pequeño y una tele. La piscina enana, el sofá enano, qué estoy, ¿¿en Lilliput?? En, Cariño, he encogido las piscinas y los sofás?

Sé que lo estáis pensando, pero no, mi gilipollez no encoge nunca.

Y me acomodé en ese sofacito.

Mi colega conmigo allí ya bien y ella contándome el drama con el ex y pidiéndome consejo (pobre xD).

Sábado, 19:00h.

Yo estaba tumbada en ese sofá pequeño, mi amiga en una silla al lado hablándome del capullo de su ex, que si se dieron besitos pero después se rayaron y no sé qué y claro, pasó lo que tenía que pasar: que las garras del sueño se apoderaron inexplicablemente de mí tras unas 36h despierta. (Juro por mi vida que sin drogas y sin redbull o similares) Podría haber estado despierta todo el día, pero cómo no me va a hacer dormir un drama heterosexual, por favor. Que luego decimos de las bolleras, pero OJO.

En realidad, me estaba haciendo la dormida para no soportar eso y poder ver el partido.

Cuando me dormí, mi amiga cerró la puerta de aquella habitación con sumo cuidado y la precintó con tiras amarillas que ponían DANGER y dibujos de calaveras, estableció un perímetro de seguridad y configuró un plan de evacuación en caso de que yo me despertara. Cuando oía llegar a alguien iba hacia la puerta de puntillas y les advertía de que POR DIOS NO HICIERAN RUIDO para no despertarme. El maricón camarero entró protegido con escafandra para echarme una mantita por encima.

Sábado 21:00h.

Ya había llegado el otro maricón de currar, la otra chica con el novio, el otro marica de la casa, en fin, tol mundo por allí. Pero esa habitación era Chernobyl.

Entonces, llegó el marica de la noche anterior (que era muy coleguita de los de la casa obviamente) en plan a ver qué tal estaba yo y tal porque nos habíamos escrito por la tarde para quedar again.

Y él llegó en plan QUÉ PASAAAAAAAAAAAA y todos corriendo hacia la puerta: “NOOOOOOoooOooooooOOOOO”

Yo oí su voz y volví a la vida.

Y yo desde el sofá: “MARICAAAAA”

Y todos “JODERRR QUE HAS DESPERTADO A LA BESTIA”

Bueno, todos despollados.

El marica venía a traernos cena y birra a todos.

Estábamos cenando TODOS en el salón pequeño yo sin moverme del sofá xDDD y yo “oye, os queréis sentar, que es vuestra casa xD”

Pero todos allí metidos bien juntitos y apretados.

Súper buen rollo.

Y mi amiga: “no eh, pero tú hoy no sales eh, QUE MAÑANA TIENES QUE CONDUCIR, QUE MAÑANA VOLVEMOS A MADRID QUE COMO MUY TARDE A LAS 9 COMO TARDÍSIMO TARDÍSIMO TENEMOS QUE ESTAR SALIENDO NO PUEDES LIARLA COMO AYER PORQUE JODER ES QUE TÍA Q

Y yo: “a ver, pero calma. Tranquilízate”

El maricón descojonado.

Y yo: “si son unos fresquitos y nos volvemos y ya, verdad Marica?”

Y ella: FRESQUITA LA HOSTIA QUE TIENES

Bueno, al final me levanté, me fui a vestirme, me arreglé un poco dentro de lo que siendo un ser tan feo y deleznable puedo arreglarme y nada, look troll primavera-verano y vámonos.

Y mi amiga “JEFA, POR FAVOR EH, VUELVE PRONTO A CASA POR DIOS HOY EH, QUE A LAS 9 SALIMOS, EN SERIO, JODER, QUE TENGO QUE ESTAR ALLÍ A LAS 15 PORQUE BLABLABLALBLA”

Y yo “que sí, que sí, que vale”

Sábado 23:30h.

Nos vamos el maricón y yo, y ella “POR FAVOR TE LO PIDO TRÁELA DE VUELTA PRONTO QUE TENEMOS QUE VOLVER A MADRID” y él “PUES CÓGETE UN TREN TÚ Y QUE ELLA SE QUEDE” y yo menos mal que alguien en esta casa se da cuenta del percal.

En fin.

Pues ahí estamos, otra vez los 3, el marica la bollera y yo, ya más confianza claro y recordando las gilipolleces del día anterior, yo contándoles el post-after, contándoles la histeria de mi colega.

Todo divertido.

Domingo, 1:30h.

Estamos en un sitio de ambiente tomando algo, él va al baño y nosotras nos sentamos en una especie de bordillo que era una zona del escenario donde se hacen los espectáculos de drags y tal, porque el ambiente estaba bastante flojillo.

Ella y yo estamos divertidas observando a un grupo de bolleras que se empujaban y se reían pero como sin ningún sentido, no sabíamos si se iban a pegar o estaban de coña. Le dije que si apostaba a que había hostias o que simplemente eran gilipollas y se empujaban porque sí.

El caso es que yo me echo un poco para atrás, apoyando mi brazo izquierdo por detrás de ella.

Y ella pasa su mano izquierda para atrás y me empieza a acariciar la mano.

Mi cerebro y mi coño deben estar conectados por fibra óptica, porque el mensaje llegó de inmediato.

Y yo: joder. Que ya tenemos el lío montao.

Se giró hacia mí, me giré hacia ella y nos empezamos a liar.

Llegó el maricón y ni nos enteramos, pero bueno. Nosotras metiéndonos la lengua que parecía un capítulo de V.

Cuando decidimos separarnos un poco para poder seguir teniendo lengua para vivir y usarla para deglutir otras cosas que no fuésemos nosotras mismas, vino el maricón descojonado en plan “ES QUE LO SABÍA”

Y yo: “pues lo sabrías tú, porque yo no tenía ninguna intención, que esta me miraba mal”

Y ella: “idiota, no te miraba mal, te miré así porque me molaste”

Y yo: “putas bolleras, nos miramos igual cuando nos queremos follar que cuando nos queremos matar”

Domingo, 3:00h.

Bueno, pues nada, seguimos de fiesta los 3, nos cambiamos de garito y lo mismo, muy divertido.

Llamada de mi amiga.

Llamada de mi amiga al maricón.

WhatsApp de “JEFA TE LO PIDO POR FAVOR QUE A LAS 9 SALIMOS”

Jesús, qué estrés de vida eh.

Mi amiga me estaba tocando el coño en sentido figurado y yo lo que quería era que me lo tocara esta chica en sentido literal.

Yo les digo que lo que hago es que el finde siguiente, ya sin esta histérica por medio, vuelvo con mi hotel de puta madre y nos metemos la fiesta bien, tranquilamente sin el ansia de amiga-madre-quiero tu coche.

Domingo, 4:30h.

El maricón se estaba liando con un pavo, me insta a irme a casa para descansar y hacer el viaje habiendo dormido algo, le digo que sí, nos despedimos hasta el finde siguiente, pero ella y yo nos vamos a otro garito a tomar la última.

Domingo, 5:00h. 

Estamos en el sitio ese metiéndonos muchísima mano, súper perras y yo queriendo que se viniera a casa de los pavos estos a follarnos como zorras en el sofá enano al menos.

Y ella me decía que tampoco tenía tanta confianza con ellos, y tal. Y yo: pero qué más da xD. (Yo invitando a gente a mis no-casas)

No se me olvidará nunca que ya cogimos un taxi, le dije que primero pasara por su casa para dejarla y que al llegar estuvimos comiéndonos la boca en la parte de atrás con el taxi parado y el motor en marcha el tiempo suficiente para hacer al taxista carraspear.

“Nos vemos el viernes”

Domingo, 6:30h.

El taxi me deja en el portal.

Llamo y no abren.

Yo pensando “madre mía qué cisco, con lo bien que estoy yo en un hotel”

Vuelvo a llamar y ya me abren.

Cuando subo, el marica camarero en calzoncillos descojonado en plan “menos mal que ibas a llegar temprano, yo acabo de llegar, estará tuamiga contenta… UY!!! TIENES CHUPETONES???”

Y yo “calla, que ha sido una noche dura, voy a dormir.”

Y él, “vente y cotilleamos un poco en la cocina”, estaba haciendo algo de comer. Desayunamos/cenamos contándonos nuestras noches.

Y me voy al saloncillo ese.

Y él “pero vete a la cama, ¿no?”

Y yo “sí, pa despertar a la cabrona esta y que me la líe ahora, paso, que quiero dormir xD”

Domingo, 7:00h.

Intercambio algunos mensajes con esta chica.

Me toco un poco en el sofá, porque venía cargadita.

Domingo, 7:01h.

Me podría dormir después de correrme una vez, pero no.

Domingo, 7:30h.

Ahora sí, ya puedo dormir.

Domingo, 8:30h.

Mi amiga: JEFA JODER, VENGA, QUE TENEMOS QUE ESTAR SALIENDO TÓMATE UN CAFÉ, VAMOS A DESAYUNAR. ¿¿¿¿A qué hora llegaste????? Súper tarde, no???porque yo me dormí a las 4 y aún no habías llegado!!!!!!!! Pero has dormido algo???

Y yo: sí, estaba en ello, zorra.

Yo pensando… Yisascraist, última vez.

Y nada, volvimos a Madrid sin más trascendencia, solo la charla en el coche que me dio y que me pasé muchísimo por el coño.

Dejaré para otra ocasión mi vuelta con esta chica el viernes siguiente, porque dio MUCHO de sí, y todo lo que sucedió después, porque duró bastantes meses…

Con mi amiga el enfado no fue por esto en sí pero tuvo algo que ver.

No sé, no puedo dar tantos datos, tenéis que entenderlo. Que ya sé que creéis que sabéis todo sobre mi vida, pero.

Un beso. Os quiero mucho. Si les ha gustado denle like, comenten suscríbanse.

Anuncios

4 comentarios en “Los viajes de Gulliver, la amiga-madre y el mariconeo.

  1. Me descojono con tus historias…no me he podido reir más con esta!!! A muchos nos alegras el rato, muchos ratos.. eres una tía muy grande, quiereté un poco más que eres única e increible!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s