Hasta luego, y gracias por el pescado.

He dudado sobre cómo titular a la que creo que será la última entrada de este blog.

Y digo “creo” porque igual vengo por aquí a escribir alguna vez por dos cosas: porque me gusta escribir y porque no me sale del coño matar a jefamaestra del todo, me jode.

No lo veo una huída ni una derrota, ni una victoria para algunas.

Pero de momento, la verdad es que solo me sale despedirme.

Me despido porque a ver, sí, lo he pasado muy bien, de verdad. Los momentos buenos han sido muy memorables y también me llevo gente muy buena de aquí.

Pero joder, lo malo ha sido muy devastador en mi vida.

La verdad es que hoy no tengo ni putas ganas de nada, ni de escribir, pero bueno.

Estoy por los suelos. Como nunca en mi vida.

Ahora sí que he tocado fondo, pero bien.

Y esto no es por dar pena ni pollas, cuento lo que hay.

Recuerdo que una vez me dijeron: “¿no crees que expones demasiado tu vida?” y la verdad, lo negué, y lo sigo negando, porque creo que he sabido racionar lo que cuento y lo que no, “jefamaestra” es una parte de mí, gran parte de mí, pero ahora está escribiendo la “persona” que hay detrás de ese “personaje” internauta.

@jefamaestra es mi marioneta de ceros y unos, con los que me río yo sola y hago el espectáculo enalteciendo el terrorismo de la gilipollez.

@jefamaestra para mí era una “vía de escape”, una manera de diversión. Pero veo que a mucha gente no le ha dado para entenderlo.

Por cierto, me suda muchísimo la polla lo que penséis de esta entrada. Sé que la van a leer las cuatro gilipollas sin vida que me han traído hasta este punto, pero ya estoy tan hastiada y TAN quemada que me la pela.

Estoy MUY cansada de pedir perdón por cosas que no he hecho. Cansada de dar explicaciones de mierda (como ahora por ejemplo) a gente que no lo merece. Cansada de tener que callarme muchas veces, de agachar la cabeza ante CUATRO MIERDAS DE PERSONAS QUE NI ME CONOCEN.

Ya está bien.

Yo hace unos años pensé que conocí mi límite, pero lo hemos superado. Muy bien, siempre hay que superarse en la vida.

Bueno. ¿Qué ha pasado para tanto drama? ¿Por qué esta no es una entrada divertida? ¿Por qué estoy ahora mismo destrozada? ¿De qué cojones hablas?

Pues pasar, así como PASAR pues tampoco gran cosa.

Hace unos días, en mi semana de vacaciones, me apetecía salir, desconectar, pasármelo bien. Mi vida es muy estricta en cuanto a horarios, actividades, es agotador. Necesito de vez en cuando unos días de “desfase”, de que no haya horarios, de que no haya límite ni mirar el reloj, ni coger el teléfono.

Salí lunes, martes y miércoles a cenar, de copeo, quedé con gente que hacía tiempo que no veía, me lo estaba pasando bien. Estaba relajada, divertida. Mi taxista de confianza me decía “joder, qué bien te veo, qué alegre, qué feliz, qué segura, qué satisfecha con todo” Y era verdad.

¿Era verdad?

Lo ERA. Efectivamente.

El jueves empecé a plantear la posibilidad de pasar el fin de semana en Valencia con una chica que me cae muy bien. A la que creo que no le he hecho nada malo, y a la que creo que no molesto, porque ella tampoco es gilipollas como para que si le estoy tocando los cojones decírmelo.

¿Voy para follar? No. Aunque no lo creáis, yo voy a ver a personas sin ninguna intención de follar, yo sé que vosotras basáis vuestra vida en los polvos que echáis, pero yo no. Y no habla jefamaestra, habla la persona que ahora mismo teclea.

Pero bueno, que al final esta posibilidad se diluyó por problemas logísticos.

Quedé con una de mis mejores amigas a tomar algo en plan tranquilo.

Hablando con ella en una terracilla súper a gusto me dijo lo mismo: “tía, ahora sí. Ahora te veo bien, ya han quedado atrás las gilipolleces, qué bien”

En ese momento me escribe una tía con la que yo llevaba 3 años hablando. No un mes, 3 putos años. No habíamos quedado nunca, pero había cierta confianza, hablábamos casi a diario y bueno, nos llevábamos bien. O eso pensaba yo, claro. Que ese es el problema.

Ella había quedado con nosequién y yo era “el segundo plato” pero mira, qué cojones, por qué no quedar de una vez tía, ya está bien de ser ciberamigas, vamos a tomar algo que parecemos tontas estando las dos en Madrid, coño.

Yo entonces cojo y llamo para reservar en un sitio en Serrano que pienso que, por muy choni que sea ella, pues le va a gustar por ciertas razones gastronómicas.

Que volvemos a lo mismo, perlas a los cerdos, pero bueno, para mí era un día especial en el sentido de “joder, qué guay conocernos en persona y salir y hablar sin estar con el puto guasap”

Cuando llega lo primero que me dice es que menuda puta mierda de barrio Serrano, que no le gusta nada, y yo “pues a ver yo a un ático aquí no le decía que no xD”

Pero ok.

Luego que qué carísimo es todo.

Y yo “a ver, no es caro, es normal”

Normal para mí, claro.

Bueno pues le digo que no mire los precios coño que voy a pagar yo, que qué más da.

Salimos de cenar y le digo que vamos a coger un taxi para ir a tomar una copa por ahí.

“Qué pija eres por coger un taxi”

Yo me lo tomo a coña.

Pero oye, no te preocupes, que lo voy a pagar yo.

“Es que no tengo un pavo”

“Que no pasa nada, cojones”

“Que me da cosa que lo pagues tú todo”

“QUE DA IGUAL”

Bueno, la llevo a un sitio que para mí es bastante especial, me gusta ese sitio, me da paz, me lo he pasado muy bien allí, creo que es bonito.

Y ella “JODER PUES QUÉ CARO ES TODO”

“Que no pasa nada, me cago en dios, que pago yo, no pasa nada”

“Es que me da cosa que pagues tú todo… pero YA QUE PAGAS TÚ VAMOS A PEDIR ESTO”

Y yo que sí, que pidas lo que quieras.

Madre mía.

Bueno, después de esto nos vamos a tomar algo por Chueca.

No sé cuántas copas pudimos tomarnos pero no pagó ni una.

“Pago yo, no te preocupes, estás invitada a todo”

¿Para follármela?

No. No me ha hecho falta hacer eso jamás y nunca he hecho algo así, si me quiero follar a alguien creo que tengo otros recursos para hacerlo. No mi cara, desde luego, que mi cara es horrible y por mi cara no follo. Y además estoy gorda. Pero otros recursos. Mágicos, supongo, o un poquito de burundanga.

Además, si me quiero follar a alguien no espero TRES AÑOS para quedar. Que si no he quedado contigo en 3 años, mucho interés no me despiertas, eso está claro.

Y bueno cualquiera que haya zorreado conmigo por este medio sabe que más de 2 meses no pasan si hay interés.

Si quiero invitarla a todo es por tres cosas:

  • Porque puedo.
  • Porque me cae bien, creo que hay confianza y cariño y creo que durante esos 3 años ambas nos hemos acompañado en muchos dramas bolleriles y momentos divertidos.
  • Porque que el puto dinero sea un impedimento para poder quedar pues me parece una tontería.

Pues eso. La barra era barra libre, no limits.

En un momento dado me dice que “a ver si dejo de mearla que no puede ligar”

Cojones, si quieres ligar, liga. Que yo no estoy atando a nadie ni creo que haga nada para impedirlo. Pero creo que hemos salido para estar nosotras NO EN PLAN SEXUAL, pero en plan estar con una colega.

No sé, qué puta obsesión con ligar. Parece que si no te comes un puto coño una noche ya es todo una mierda.

Yo salgo con amigas y, aparte de porque soy fea que te cagas y le doy asco a la gente, no voy a ligar porque estoy a gusto y estoy simplemente tomando algo con mi colega y “desconectando”

Salimos de allí y decidimos irnos de after.

Seguimos con crédito sin límite.

Y aquí viene el tema.

Supongo que fruto de su “obsesión” por ligar o porque realmente no estaba a gusto conmigo, por lo que sea, se pone a otear.

Yo sinceramente si no estoy a gusto con alguien y me da asquísimo lo que hago es cortar la “cita” y pirarme a mi puta casa, llamar a otros colegas, o irme de putas. No sigo con esa persona.

Pero bueno, en un momento dado en el after ella aprovecha que yo estaba cogiendo una copa o no sé qué y se va con unas bolleras que había por allí.

No os creáis que me dijo algo de que fuera o algo, no, porque realmente estaba avergonzada de mí y esas bolleras raras del after parece que fueron su salvación.

Fijaros hasta qué punto estaría poniéndome a parir la tía, que vino una de las chicas esas a decirme que qué cojones hacía yo invitándola a todo, que se estaba partiendo la polla de mí, que me estaba poniendo fina diciendo “la fea esa es una pringada y me lleva toda la noche invitándome a todo JAJAJAJAJAJA decidle que os invite a vosotras que seguro que os invita” “Joder he estado esperando 3 años para quedar para que luego sea una fea jajajajajajaa” (bueno, y otras lindezas por el estilo que tampoco merece la pena reproducir)

¿¿?¿?¿?

Me quedé con una cara de tolai que no os podéis imaginar. Por no hablar del asco que sentí por mí misma de repente. Y que sigo sintiendo. Muy humillada.

Y obviamente me avergüenza hasta estar escribiendo esto aquí, porque efectivamente vais a pensar que soy gilipollas. Pero como parece que sí que lo soy y que ya está confirmado, pues qué más da.

A mí pagar todo no me parece mal. El problema es pagar todo y que luego me saques una vara de olivo y me atices humillándome delante de un grupo de bolleruscas comunes que no conoces ni me conocen de nada.

Yo no quiero que me lo agradezcas, ni que pienses que lo hago con ninguna intención, pero colega, si ya no es el problema del aprovechamiento económico, lo que me ha dolido es el aprovechamiento “sentimental”, y no por ella en concreto, en absoluto, ella es una decepción sí, pero tampoco es nadie en mi vida. Lo malo es que me ha recordado a otras cosas que yo ya tenía liquidadas.

Me ha devuelto a la lona.

Me ha salido a flote todo el daño, toda la frustración, toda la humillación.

Todos los “ERES FEA” que me regalan cuatro chonis desgraciadas me la sudan, pero si encima es alguien por quien tenía un aprecio, y creo que yo portándome bien, pues duele.

No por el “eres fea” en sí, me duele la deslealtad, me duele la traición.

Si tú quedas con alguien y no te gusta, no te atrae, es lícito, está bien, correcto. A mí me ha pasado, pero yo nunca he sacado un solo euro a nadie para luego descojonarme en su puta cara.

Que sí, si sales con niñatas, meada te levantas, si te juntas con catetas, pues te tratarán catetamente. Si te juntas con chonis, pues chonimente te tratarán. Qué esperas, no puedes esperar un trato exquisito.

Y no hablo del nivel económico, hablo de una forma de ser, de una educación mínima.  Hablo de que a la gentuza quizás mi manera de ser “suave/correcta” les parece “pardilla”

Creo que aparte de ser feísima no hago daño a nadie.

No entiendo tanto odio, no entiendo tanto palo, no entiendo esa animadversión cuando en mi vida creo haber tratado mal a nadie de esas personas.

Que sí, que no tengo 12 años (aunque ahora mismo lo esté pareciendo)

Y que no soy idiota (aunque ahora mismo lo esté pareciendo)

Que sé que la maldad, la envidia y la hijaputez existen. Pero estoy harta de darme una y otra vez con la misma pared.

Estoy cabreadísima conmigo misma. El nivel de cabreo que tengo es tan grande que llega a convertirse en tristeza, es como cuando el “hielo te quema”

Llevo 3 años en un ciclo de mierda en el que 4 personas han hecho esto mismo conmigo, y es que no sé en qué cojones me he convertido.

Es que no soy yo. Que antes ya era idiota, pero no tanto.

Es como si hubiera pasado de pastor alemán a caniche.

Me siento como consumida, o algo así como si me hubiera quedado sin energía.

Yo la gente de la que me rodeo normalmente fuera de tuiter tiene otra clase, otra educación, otro estilo, otra manera de ver la vida. No digo que no me vean fea, que me verán feísima, como todo el mundo, pero no es el centro de nuestras vidas, tenemos otras cosas aparte de mi fealdad.

Que todo esto es una chorrada, sí, que diréis “¿Estás enfadada porque te llaman “fea”?”

NO, coño. Hombre, tampoco me descojono con eso, pero eso me la suda. Lo que me molesta es la puta traición. No soporto eso. No puedo con la PUTA deslealtad, me vuelve loca literalmente.

Me cabrea mi manera de “suicidarme” con la gente. Parece que voy buscando a la gente más hija de puta para que me aticen.

Me cansa que la gente crea que pago algo para “comprarla” solo porque no están acostumbradas. ME CANSA MUCHÍSIMO.

Estoy cansada de pedirle perdón a niñatas, de sentirme culpable, de niñatas que no me aportan nada y cuyas maneras de pensar son diametralmente opuestas a la mía.

Y por eso me voy de todo esto, porque creo que no tengo nada que hacer aquí, no por nada, pero no es para mí.

Aquí os quedáis. Disfrutad de vuestros tirones de pelos por un coño, pasadlo bien con las puñaladas traperas, con la puta falsedad de mierda, toda para vosotras. Que os vaya genial con vuestra vida basada en la superficialidad y el filtro inkwell de Instagram.

Yo no pertenezco a este mundo, mi mundo es otro muy distinto.

Yo no tengo maldad, y por mucho que quiera, nunca la voy a tener.

Siento haberos confundido y haberos decepcionado y que jefamaestra sea una puta mierda fea y asquerosa de la que avergonzaros.

¿Veis? Ya me he disculpado de nuevo.

Anuncios

18 comentarios en “Hasta luego, y gracias por el pescado.

  1. Pues me parece muy mal.
    Y fíjate que la primera vez que te leí pensé:”qué tía más gilipollas”.
    Luego pasó el tiempo los tuits, me fui acostumbrando a verte en mi tonelaje… Me has acompañado en muchos momentos asquerosos de mi vida en los que me he reído con tus gilipolleces, y en esos momentos me hacía falta reírme.

    Siempre te he tenido envidia por la pasión que parece que le pones a las cosas, sea la más seria del mundo o la chuminada más grande. Pero mucha envidia.

    No sé quién eres, pero la que dibujar en tus tuits es muy grande y yo soy muy fan, espero que vuelva.

    Le gusta a 1 persona

      • Nada mujer, quid pro quo.

        Lo que creo que todas queremos decir es que has realizado un servicio en favor de la risa lésbica, y se te agradece. Coño, que has hecho mucho bien también, hostiayá.

        Has visto cuántas estamos en la mierda? Podríamos unirnos en asociación.

        Le gusta a 1 persona

  2. Lo mismo que en el comentario de arriba Jefa. No sé cuanto llevaré leyendote, año y medio, dos quizás. Tenerte en mi timeline es un privilegio y espero tus entradas en el blog como agua de Mayo porque es un momento para mi sagrado, en el que lo dejo todo, y durante un cuarto de hora entro en otra realidad (que mística, chica), pero es así, a mí me gusta como eres o como te muestras por aquí, tu naturalidad, tu pasión, tu forma de ver las cosas. Te veo alguien libre, alguien que a mí me hubiera gustado ser. Entiendo que te canses de las mismas de siempre y que como ahora, no puedas más. Pero apartate de esto por ti y nunca por nadie.

    Te espero, Jefa.

    Le gusta a 1 persona

    • Me ha encantado este comentario porque demuestra que al menos alguien ha entendido la esencia de todo esto. Yo me divierto con estas gilipolleces muchísimo, y siempre con la única intención de que sea eso, reírnos. Para eso está todo esto también yo creo, para dar una tregua a todas nuestras vidas. Igual cuando nos leemos que cuando escribimos. Creo que mi problema ha sido haber mezclado a Jefa con la mujer de la vida real. Tienes razón en lo que dices, no me gusta que sean “otras” las que me echan, pero he llegado a un punto muy chungo. Gracias de verdad por tus palabras. Un abrazo 🙂

      Me gusta

  3. Llevo bastante riempo siguiéndote en twitter (aunque desconocía tu blog), y aun con tus coñas y paridas me parecía ver cierto dolor en tus palabras. Seguramente porque soy/estoy super moñas y me siento tirada en la puta mierda, lo que me hace pensar lo de “aaaay es como yo”. No se.
    Yo no tengo una cuenta multitudinaria, ni un “personaje” como tal. Pero me fui de fb y abri otra cuenta en twitter, así a lo triste, para hablar sola gritandole al mundo sin un solo seguidor.
    Ni quiero darte pena, ni contarte mi vida. Pero creo que sé a qué te refieres en cuanto a cómo te sientes.

    Le gusta a 1 persona

    • No es contarme tu vida. Podrán quitarnos las cuentas de Twitter, pero JAMÁS NOS QUITARÁN ESTOS COMENTARIOS.

      No andas muy desencaminada. Hasta hace 2 años o así dolor ninguno. Luego tampoco es que haya dolor, pero sí he tenido etapas. Al fin y al cabo somos humanos, no siempre podemos estar en el mismo estado. Realmente esto son solo RRSS, quién sabe nada de nadie… como diría el gran Raphael.

      Me gusta

  4. No te vayas, Jefa! Una colgada traidora no puede tirarte así, coño, que eres la bollera más dura que (no) conozco!
    Ahora en serio, entiendo que esto es jodido, porque a nadie le hace puta gracia que le tomen por gilipollas, y menos de alguien que no te lo esperas pero, independientemente de que jefamaestra sea tu personaje, la mujer real que hay detrás siempre me ha dado la sensación de ser igual de dura que la de ficción. Y ojo, no digo dura en el sentido de aguantar todas las mierdas que la vida y las zorras malas/caraanchoas colgaos nos tiran sin inmutarnos, porque eso no creo que sea posible. Me refiero a que estas cosas pasan, esta gente existe (normalmente sólo para reducir la cantidad de oxígeno en el aire y ya), y seguirá existiendo, y cuando te jodan, te dolerá, y te sentirás tan gilipollas como relatas, pero no pueden pararte ni hacer que llegues a decisiones como la de dejar a jefa, que es parte de ti.
    Voy a caer en lo de creer que te conozco por “conocer” a jefa, pero a ella una zorra mala no la frena. Ni dos. Ni las traidoras. Puede que sea un personaje, pero transmite una fuerza y una manera de vivir que no pueden irse sin más. Y si necesitas una prueba, le estoy escribiendo esto a una persona que no conozco ni seguramente conoceré para que no deje Twitter. Es ridículo, coño, pero creo que “te lo debo” por todo lo que nos das a tus followers.
    Inspiras a la gente, de verdad, y eso es muy jodido de conseguir. No dejes que esto te tumbe porque vales mucho más de lo que una colgada traidora puede pagar (o que le inviten). Dentro de un tiempo recordarás estos momentos jodidos y te parecerán más ligeros, hasta que no pesen nada, pero aguanta, porque puedes hacerlo y porque lo vas a conseguir.

    Le gusta a 1 persona

    • No sé por qué se había filtrado este comentario como spam (con lo GRANDE que es), y lo acabo de ver.

      Todo esto, como bien dices, es ridículo, pero joder es que me quemé muchísimo. No tanto por la traición esta en sí, ni la decepción que supuso en concreto esta persona, sino por lo que me removió por dentro. Se me cruzaron los cables a un nivel muy tocho. Pero de esto que noté hasta una especie de “click” en la cabeza, te lo juro. Qué mala hostia, madre mía.

      Creo que efectivamente soy una tía fuerte como para que cuatro gilipollas me paren o me hagan tomar decisiones como coger y prenderle fuego a algo que forma parte de mí. Es una idiotez.

      Muchas gracias de corazón por haberte tomado la molestia de escribir esto, de verdad que tus palabras ayudan, y dan la fuerza de ese “venga coño, no seas maricona” que a veces nos hace falta 🙂 Gracias.

      Me gusta

      • Eso es porque tu filtro es más listo que tú y me quiere sacar de tu vida antes de que entre xD (y menos mal que has pasado de él, porque yo ya estaba llorando solo en mi cuarto porque no te había gustado mi chute de motivación).
        Me alegra haber servido de algo y, sobre todo, me alegro de que sigas con nosotros/as, que con la risa no se juega y las que nos das tú valen por mil.

        Le gusta a 1 persona

  5. Llevo siguiéndote mucho tiempo y me he reído muchísimo con las cosas que te pasan y con tu forma de contarlas sobretodo. Sin conocerte de nada se te coge cierto cariño precisamente por eso, por las risas que consigues sacar.
    Me da pena que no vuelvas a escribir pero espero que te vaya todo bien de ahora en adelante!

    Le gusta a 1 persona

    • Sonará a topicazo, pero si consigo sacar al menos una sonrisa, merece y mucho la pena seguir. Hay veces que explotamos y queremos mandarlo todo al carajo. Pero todo pasa. Agradezco un montón tus palabras. De momento, seguimos leyéndonos 🙂

      Me gusta

  6. Hola Jefa! Te veo muy derrotista en esta última entrada y tienes todo el derecho a estarlo, ¡las emociones negativas forman parte de la vida!
    Pero me da la impresión de que es una etapa, en fin, no te voy a contar tu vida.
    Como ya te han dicho por ahí arriba leerte en twitter es todo un lujo y tus entradas en el blog son la partida de caja que aveces tanto me hace falta,se han convertido en un ritual, de hecho aveces las leo en grupo con amigas o con mi hermano y nos lo pasamos pipa con tus movidas de boller around the world.
    Somos eco de las voces que oímos, eso es inevitable, pero la elección de cuales dejamos resonar en nuestras cabezas es en mayor parte nuestra.
    En resumen, que eres una tía con la que daría gusto echarse una birras y las gilipollas esas mucha barba y poco pelo.
    Espero que te vaya todo de lujo de aquí en adelante y ojalá volver a leerte alguna vez!!
    PD: Yo te he visto en ig y eres un bombón de praliné!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Eres un encanto 🙂

    Efectivamente, como bien dices, son etapas. Y tengo que ser capaz de cerrarlas sin coger y empezar a prenderle fuego a todo. Porque en cierto modo, yo también soy “responsable” de que pasen estas cosas. Quizás es un poco como lo de “no ponerte vestido para que no te violen” no debería haber violadores, igual que no debería haber gente que se aproveche de la nobleza de los demás, pero bueno, es lo que tenemos. En este caso, aprender de una vez, y mantenerme al margen de situaciones que sé que van a atentar contra mi paz/estabilidad emocional. Yo hay ambientes en los que no voy a encajar nunca: ni siendo guapa, ni siendo Beyoncé, ni siendo horriblemente fea. Nunca podré encajar ahí. Pues ya está, dejar de ir ahí DE UNA VEZ. COÑOYA.

    Yo soy una tía normal, ni soy guapa, ni caen bragas a mi paso, pero creo que tampoco para tirarme piedras por la calle y que los niños lloren a mi paso.

    Me hace mucha gracia lo de leerlas en grupo, no eres la primera persona que me lo dice xDDD

    En fin, que gracias por este comentario. A ver si se me pasa un poco el enfado del todo y ya de buen humor 100% escribo alguna gilipollez 🙂 Un abrazo.

    Me gusta

  8. Yo tengo que decir que llegue por casualidad …. y en una mañana en el curro me lei todo tu blog (dejamos para el año que viene el meditar por que puedo dedicarme toda una mañana de oficina a leer un blog, sin que aparentemente a nadie le importe XD )… Y me ha encantado 🙂 Te aseguro que tomar unas cañas contigo (e incluso pagarlas XD) tiene que ser un autentico placer 🙂

    Asi que nada, como la tasa de gillipollas va en aumento (y los muy cabrones suelen estar distribuidos estrategicamente : http://poster.keepcalmandposters.com/4230612.jpg

    Le gusta a 1 persona

    • Joder, ya me dirás si puedo echar el CV en tu curro y escribo desde allí en el blog xD. Gracias por tu comentario, ¡dejaré entonces a los gilipollas a un lado y priorizaré distraer a la gente en las oficinas! 🙂

      Me gusta

  9. Hola, Jefa. Hace tiempo comencé a seguirte en Twitter, lógicamente no es un hecho en el que hayas recaído, básicamente porque no hubo followback por tu parte. Realmente comencé a seguirte porque pensaba: “Es el tipo de humor que me gusta, por un momento puedo reírme a carcajada limpia”. No lo sé, me hacías sentir bien. Hacía más o menos un año que no entraba a Twitter. Y hace tres días, (más o menos) decidí entrar y (casualidades de la vida) me fijé en un tweet que habías puesto, el cuál nuevamente me gustó mucho. Caí en la cuenta unos segundos más tarde de que tenías un blog, y decidí entrar por el portal astral hacia el universo paralelo de Jefa Maestra. Estuve durante muchos ratos del día (y de la noche) deleitándome con tu genialidad. De hecho, me sentí tan bien al leer esas cosas que pensé: “Me gustaría comentarle algo así como: Mira, da igual que la gente dude entre si estas historias son reales o no, porque sinceramente serías la puta ama igual, ya que, si son ciertas, eso que te llevas al cuerpo y si son falsas realmente haces reír y pasárselo bien a la gente, se te da bien ponerle humor a esto y además transmitir humor escribiendo creo que sólo es para personas inteligentes, así que… ¿Qué importa lo que digan? Eres auténtica y eso es lo que importa. Por cierto, ¿puedes enseñarme a transmitir escribiendo esa mágica seducción que se halla en sentir que eres cómplice de alguien por el simple hecho de reír detrás de una pantalla? Eso sí, después de follar, a ser posible.” Ese iba a ser mi supuesto comentario “ingenioso” (realmente me parece muy cursi) a tu blog. Pero unos segundos después pensé: “No, no puedo hacer eso, tampoco me siento tan extrovertida”. Así que lo dejé pasar… y ahora te preguntarás: ¿Vas a acabar de soltar tu rollo pseudo-romántico de una vez? ¿Para qué me cuentas todo esto? Ahora voy al meollo, después de toda esta “introducción”. Lo que te quería decir es que hace unos minutos, unos minutos antes de empezar a escribir esto… (que realmente ya hace bastante) he llegado a esta entrada del blog. He comenzado a leerla, tuve que parar a la mitad, mi primera reacción fue de impotencia, rabia, ira, malhumor. Tiré el móvil a un lado y me puse el puño en la frente, cerré los ojos por un momento y pensé: “No puedo seguir leyendo esta… atrocidad”. Pero automáticamente otro pensamiento vino: “Al menos por todo lo feliz que te ha hecho estos días leerla… termínalo por ella”. Volví a coger el móvil y seguí… hasta que algo sucedió. Empecé a decir: “Me están entrando ganas de llorar”. Y tú dirás, a ver, ¿acaso eres una loca del coño? Y mira sí, ¿me bajó la regla este sábado, vale? Eso me hace ser una puta-sensible-loca del coño, aunque no necesariamente en ese orden… pero, a ver, Jefa, entiéndeme. Por un momento sentí todo el dolor que se escondía detrás de cada frase… lo que realmente valoro de alguien que dice ser “feo” es que tenga el autoestima y la fuerza de no sentirse mal por los demás, tú siempre tuviste ese carisma, y yo lo admiraba. Entiendo que lo que te duela sea la traición, pero lo que yo pienso es… ¿por qué esa manera de hundir a la gente gratuitamente? El ser humano me resulta muy extraño, a pesar de pertenecer a él. Te mentiría si no te dijera que lo sentí como si se lo hubieran hecho a alguien que quiero de verdad (joder, qué loca del coño, por Dios…) o incluso a mí misma. Empezaron a brotarme algunas lágrimas, no pude evitarlo… entonces pensé: (joder, cuánto pienso, ¿no?) “Tengo que escribirle esto, realmente ahora sí que tengo que dejar constancia de todo, (sobre todo de la empatía exacerbada y la comprensión, sensibilidad… y gilipollez que me caracteriza), supongo que esto llega muy a destiempo, quizás te he aburrido y has estado todo el tiempo deseando que terminase, pero al fin y al cabo me siento mejor de haber soltado todo lo que sentí en estos días, especialmente hace un rato. Sólo te diré que… tienes los putos DMs de Twitter desactivados, pero claro… la vida de un rico es muy estresante, no hay tiempo para esas tonterías, y menos para que te hable una noche casi a las 2 de la mañana una pseudo-romántica. (Bueno, dejémonos de chistes malos). Espero que ahora mismo estés mucho mejor, Jefa, y que al menos, aunque no te hayas reído a carcajada limpia, (como yo lo hago contigo) hayas sonreído de corazón. Puedes contar conmigo si lo necesitas en cualquier momento, aunque tú no sabes quién soy, pero supongo que si en algún momento quisieras tener una charla conmigo, me lo harás saber. Un abrazo muy muy fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Podría intentar escribir algo que estuviera (medio) a la altura de lo que has escrito, pero creo que lo más sincero que puedo decir ahora mismo y lo que mejor expresa lo que he sentido leyéndote, es esta sonrisa. Gracias por tus palabras.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s