Trío y conversación sobre cubismo con Xuxa en un probador

He decidido inaugurar una nueva categoría en este blog de locadelcoño. Por si no teníamos suficiente con mis anécdotas de mierda de la vida real, voy a añadir las que mi cabeza genera en fase REM.

En ocasiones no distinguiréis los sueños de lo que me ocurre en la vida real, pero no os preocupéis, a mí también me pasa.

Yo hay muchas mañanas que me despierto y pienso: “¿anoche participé en una orgía con Mocedades?” y ya dudo. Me tomo el primer café del día escuchando “Eres tú” y “Tómame o déjame” para ver si mi cerebro tiene algún tipo de reacción. Algo que me transporte a ese momento donde yo me ponía encima de la gorda mientras el de la barbita me empezaba a… ¡¡¡ MIERDA !!!

Hoy me ha pasado eso, pero con Xuxa. De momento me he puesto el “Ilariê” y nada. Vamos bien.

Resulta que mi sueño empezaba conmigo queriendo vender mi iPhone porque es absolutamente inexplicable que yo no tenga el 6S aún, y eso mi subconsciente lo sabe. Pero esto no es lo importante ahora mismo.

De algún modo, yo acababa de fiesta con @catastroferica en un bar de bolleras enorme, que era como un centro comercial. De repente ella me decía “¡¡¡Hostia Jefa!!! ¡¡¡Mira!!!” señalaba muy sonriente y corría hacia una barra atestada de bolleras histéricas, pero yo no veía lo que había al otro lado. Me acercaba apartando bolleras a mi paso y veía a las camareras haciéndose fotos con una tía rubia enorme con buenas tetas y a @catastroferica medio encaramada, con una rodilla en la barra y rotulador en mano firmándole las tetas (sí, @catastroferica a ella) o pintándole algo, pero pintándole la camisa un poco por encima con rotulador negro (y la camisa era negra) (vamos, en mi cabeza @catastroferica es un poco rubia)

EL CASO es que me daba cuenta de que era Xuxa y me quedaba mirándola a los ojos. Yo estaba un poco en plan “meh, paso” hasta que da la vuelta a la barra, le dice algo a @catastroferica, me hace un gesto y las sigo hasta un probador que había en el bar.

Ellas llegaban antes que yo y me esperaban dentro. Las bolleras-fan nos habían seguido también y estaban ya situándose delante del probador.

El probador tenía una cortina de color amarillo y en naranja encima algún tipo de dibujo de animal (no sé si elefantitos o jirafas, algo así). Entonces, aparto la cortina y las veo restregarse de una manera muy… *** censura *** Pero tengo la imagen nítida, nítida ***omitiré las escenas porno que suceden ahora por respeto a Xuxa y a @catastroferica***

La cortina era un poco medio de ducha rara. Con la luz se veían las sombras de las bolleras fuera queriendo hacer fotos y gritando “¡están dentro tía, están dentro!”

Yo necesitaba una cerveza, así que salgo con el pelo BUFADÍSIMO y, al volver, aparta la cortina @catastroferica toda feliz y me pide fuego. Como yo no fumo, se lo da una de las bolleras fangirls de Xuxa que seguían al pie de la cortina de animalitos sin entrar (como si la cortina fuera blindada, sabes)

Me ofrece tabaco, acepto (en mis sueños fumo después de follar) y me dan un cigarro de un diámetro ridículo. En plan como súper finito. Así que les digo que me den más. Cojo como 5 o 6 cigarros a la vez y empiezo a fumar generando una humareda de tres pares de cojones dentro del probador.

Apoyada en la pared, y entre la niebla londinense que he formado con mis cigarros ridículos, veo a Xuxa sentada en el banquito del probador, con @catastroferica encima de ella rodeándola con sus brazos, enfrascadas en una conversación muy profunda sobre arte porque alguien, ya no sé quién, llevaba una camiseta que según la luz y no sé qué historias, cambiaban las formas geométricas y formaban diferentes obras cubistas conocidas.

Yo me acercaba a Xuxa, y de repente, al apartarse el humo, me daba cuenta de que era una gorda gigante asquerosa, y me piraba de nuevo al centro-comercial-bar.

Había más gente y pasaban más cosas, pero ya no recuerdo demasiados detalles.

De todos modos, voy a asegurarme de que no hay nada que indique que salí ayer. Solo por si acaso.