La Goku

Queridos amantes de la literatura de calidad en vuestro pelo: pues nada, que me he acordado de que tenía un blog.

En esta ocasión nos remontaremos al año 2005. Nos adentraremos en un apasionante viaje en esta época de mi vida. Época en la que tenía tantas ganas de disfrutar de mis flamantes 20 años como de mis 20 cm de dildo, siempre dispuestos a acudir ante la dildo-señal de damas en apuros, inmersas en la monotonía de sus vidas sexuales.

Como algunas todas las noches, estaba yo en mis habituales bares de Chueca con mi mejor follamiga. Mi mejor follamiga era una chica que estaba bastante bien, era bisexual y tenía un novio muy calzonazos que sabía que yo me la tiraba pero tragaba porque en su puta vida iba a tocar a una tía como ella, y la cabrona hacía lo que le daba la puta gana porque sabía que nunca la mandaría a la mierda.

Cuando salíamos juntas solíamos liarnos, pero si nos liábamos con otras no pasaba nada, teníamos muy muy buen rollo.

Total, que después de unas copillas ya la tenía yo apoyada en una pared y estaba comiéndole las tetas en público (esto era una especie de tradición y era MUY necesario hacerlo)

El caso es que ella bajó al baño y apareció una tía alta, rubia, de pelo corto así de puntita, teñida, pero el pelo era un rollo como cuando Goku es Supersaiyajin. Era guapa, pero un poco… como “bruta”. Que no era en plan rollo macho totalmente, pero un poco macho, sí. Bueno vale, era un poco macha. Y hablábamos. Y bailábamos (sí, le dije que era profesora de salsa y luego la pisaba)

Volvió mi colega y me dijo que qué hacía hablando con esa, que no era mi tipo, cosa que yo, ya en mi estado de adentrada la madrugada, interpreté como “está en plan posesivo” y me convertí en la adalid de las bolleras machas, la Juana de Arco de las camioneras, la William Wallace de lo queer. Y le dije que me iba a liar con ella, que a mí ME GUSTABA MUCHO. Mi colega flipando, que quería estar conmigo, se acabó chinando cuando aceché a la presa en su cara y se piró.

Me quedé con La Goku el resto de la noche.

Acabé en su casa.

Os prometo que no me han comido el coño como esa tía nunca, La Goku tenía un ataque de lengua-tornado que fue como juntar las 7 bolas de dragón en mi coño. La Goku me comió el coño como si estuviera luchando contra Vegeta, Freezer y Piccolo con la lengua.

Pensaba que Krilin entraría para fregar eso.

Pero no era Krilin quien entró en la habitación. Era una mujer de unos cuarenta y pico.

Yo, abierta de patas, empezando mi viaje al planeta Namek, apretándole la cabeza de guerrero saiyajin contra mí, y la mujer dentro de la habitación mirándome correrme.

Correrte, apartar a la Goku y taparte con la sábana a la vez es algo jodido, ya os lo digo.

La mujer no dice nada y sale de la habitación.

“¿Es tu madre?” – le pregunto –

“No, es mi compañera de piso” y se descojona la piba. Luego me pide perdón y dice que no sabe por qué ha hecho eso y me cuenta que tenía algún tipo de problema.

Cojonudo, estoy en no sé dónde, con un mocarro sideral en casa de La Goku y una compañera de piso loca voyeur.

La tía no me dejaba irme. Que me quedara a dormir. Y yo que no quería, pero la verdad es que estaba reventada. Pero bueno, un par de horas y me voy. Pasé más de 48h en esa casa. La tía dejó de ir a currar por estar conmigo, y a mí el primer día me pareció divertido, pero es que luego no me dejaba irme. Estaba medio secuestrada y comiendo comida china con la compañera de piso loca que se parecía a Kathy Bates. ESTABA VIVIENDO LA VERSIÓN LÉSBICA DE MISERY.

Al final huí. Obviamente 2 días desaparecida sin móvil, sin Messenger, etc.

Cuando llego a casa y enciendo el móvil, mi colega estaba preocupada, y le conté que había sido un poco extraño todo, pero en ese momento me empieza a llamar la loca de La Goku que dónde estoy, que si estoy en casa, y que viene a verme. PERO QUE ME DEJES VIVIR.

Pasé de ella porque ya la veía que me iba a llevar a catar menús de boda, y se puso en plan loker pero en plan amenazas chungas, y me montó un dramón de tres pares de cojones. Se transformó totalmente, porque cuando estaba conmigo era una tía muy agradable. Aunque es cierto que no la dejé hablar mucho, porque no era lo mejor que sabía hacer con la lengua.

Pero al final, mi colega tenía razón y volví a comerle las tetas a ella, teniendo al menos la seguridad de que, si nos la encontrábamos, con el bolso desde luego no me iba a pegar.

Valió la pena por la Onda Vital que me hicieron en el coño.

Anuncios

5 comentarios en “La Goku

  1. Sin conocerte personalmente a ti ni a la persona de la q hablas, aunque puedo adivina quien es porque has sido bastante clara , y despues de q veo q ha pasado monton de tiempo solo puedo pensar q eres una incoherente . Te he leido de seguido y en el mismo momento que has dicho q no se puede ser una hija de puta y cosas asi has presumido de serlo tu . Sin querer meterme donde no me llaman hace mucho tiempo me hicieron bullying parecido en twitter y no me gusta nada verlo . Solo queria indicarlo porque es muy feo esto q haces . Buena suerte

    Me gusta

    • Querida desconocida:

      Me da la impresión de que te has debido confundir y que es en otra entrada donde querías hacer este comentario.

      Pero, en cualquier caso, no sé en qué momento yo presumo de ser una hija de puta. Es más ¿soy yo una hija de puta? ¿Por qué? Parece que, efectivamente, no me conoces de nada.

      No quieres meterte donde no te llaman, pero te has metido. ¿A quién le he hecho yo bullying en Twitter?

      Te agradezco tu comentario y tu indicación, pero creo que no has entendido nada.

      Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s